viernes, 21 de julio de 2017

Innovación (3.8). Suspenso contundente








El autoengaño es la manera de no progresar. Hace unos años (2006) me invitaron a dar la conferencia de inicio de curso a una de las entidades de mi universidad. Hablé del déficit en innovación que había en nuestro país, mostrando múltiples datos. El rector, que habló después, hizo lo posible para desautorizarme, con el único argumento de que en las universidades teníamos una gran producción científica [1]. Quedó claro que no entendía la diferencia entre la innovación y la producción científica académica. Pues bien, diez años después, España está igual o peor. Nos podemos seguir mirando el ombligo, pero debemos entender que para hacer un país innovador las islas de excelencia son imprescindibles, pero no son suficientes.

La UE calcula, desde hace años, el índice de innovación por países y por regiones. Suspendíamos en 2006 y seguimos suspendiendo en 2016. España está a 62 puntos del máximo  (Suecia), y a 44 puntos del mínimo (Rumanía) (tabla 1). El índice se calcula utilizando 27 indicadores, y en los últimos 20 años el Innovation Scoreboard se ha convertido en una herramienta cada vez más precisa.

Viendo la importancia que se está dando a la innovación en todo el mundo, se tiene la sensación de que aquí la innovación, aunque se habla mucho de ella, en la práctica no recibe la atención necesaria. Concretamente, hay 18 indicadores que, con peor nota, nos arrastran al suspenso contundente, como muestran los siguientes resultados expresados en diferencia porcentual respecto a la media de la UE.

  • Las pymes realizan poca innovación internamente (-72%).
  • Poca innovación en producto/proceso (-71%).
  • Muy bajo gasto directo en innovación (-57%).
  • Pocas publicaciones público-privadas (-50%).
  • Poca innovación organizacional (-50%).
  • Pocos estudiantes de doctorado extranjeros (-50%).
  • Menor exportación de servicios intensivos en conocimiento (-48%).
  • Poco gasto en I+D del sector privado (-47%).
  • Emprendimiento basado en nuevas oportunidades (-45%).
  • Pocas pymes que colaboran para hacer innovación (-45%).
  • Poca cofinanciación privada de la R+D pública (-36%).
  • Pocas solicitudes de patentes (-35%).
  • Menor nivel de empleo en empresas con crecimiento rápido (-34%).
  • Pocas solicitudes de diseños (-33%).
  • Poco gasto en I+D del sector público (-28%).
  • Menor exportación de productos con tecnologías medio-altas (-20%).
  • Menor nivel de empleo en actividades intensivas en conocimiento (-15%).
  • Debilidad del sistema de aprendizaje a lo largo de la vida (-14%).

¿Y la innovación en salud, qué?

El índice de innovación no viene, hoy por hoy, desagregado por sectores. Pero si se pregunta a los profesionales del sector de la salud, aciertan de pleno la nota del Innovation Scoreboard. El pasado 22 de junio se realizó un Delphi en Tiempo Real sobre las Barreras a la Innovación. La valoración agregada del nivel de la innovación en salud tiene un promedio de 2,6 en una escala de 1-6, que se corresponde aproximadamente con el 4 en la escala 0-10.

El objetivo del estudio Delphi Online del proyecto PINNTS [2] es identificar las barreras a la innovación en el ámbito de los servicios de la salud y analizar sus efectos en los procesos de innovación. 

En el ámbito de la asistencia sanitaria, la innovación puede referirse a un producto, servicio o proceso de atención nuevo o que tenga ventajas en comparación con el actual, y que sea aplicable. Aumentar la innovación es un reto sistémico que, además del talento de los profesionales, requiere el alineamiento, entre otros, de los modelos de financiación, gobernanza, compra, regulación, etc.

En resumen, mucho trabajo por hacer. De momento, buen verano, pero en septiembre nos vemos con ganas de innovar.


Notas del autor

[1] La producción científica de mundo académico es tan solo uno de los 27 indicadores de la innovación y, por otra parte, considera tan solo el top 10%.

[2] Si deseas participar en el Estudio Delphi Online sobre Barreras a la Innovación, envíame un mail a jm.monguet@upc.edu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario