lunes, 15 de agosto de 2022

Experiencia del paciente y decisiones compartidas



Repensar la práctica clínica en torno a las decisiones compartidas y reorganizar los servicios implicando a los pacientes, son dos grandes retos para los clínicos y para las organizaciones sanitarias.

Cómo pasar del tokenismo al empoderamiento del paciente
Las organizaciones de salud están cada vez más interesadas en que los pacientes participen en todo lo relacionado con su…


¿Paternalismo o autoritarismo?
Si un extraterrestre visitante de nuestro planeta viera las medidas adoptadas ante la pandemia de COVID-19, ¿que diría? ¿Su… 


Co-creación entre pacientes y profesionales para mejorar las prácticas clínicas
Las medidas para potenciar las prácticas clínicas de valor se… 


El poder de los influencers en los mensajes de salud
Los ídolos son figuras o imágenes que representan a seres sobrenaturales o deidades, a los que desde las civilizaciones… 


Shadowing para conocer la experiencia del paciente
¿Quién no ha visto y atendido a un paciente que parece perdido por los pasillos del hospital y va pidiendo información a toda persona… 


El terror cotidiano
Mientras la población del mundo occidental sigue envejeciendo, las ventanas desde donde mira a menudo están cerradas…  


Edadismo y riesgo de darwinismo tecnológico
Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2020 cerca de la mitad de las personas de más de 75 años se conectaron…  


Más allá de las lágrimas
Aunque a menudo se puede ignorar o infravalorar, el luto forma parte de la vida y, evidentemente, también de la actividad…  


Camuflajes
Frecuentemente las enfermedades y los traumas se camuflan, se transforman en síntomas y signos con apariencia de otros…


Jordi Varela
Editor

viernes, 12 de agosto de 2022

Cuidar a los profesionales



Todos los expertos coinciden en que, no sólo se necesitan más médicos y más enfermeras, sino que los programas formativos se han quedado anticuados. Por este motivo, hemos recopilado las siguientes 4 entradas que analizan esta espinosa cuestión.


Falta de enfermeras: un grave problema social
La escasez de enfermeras es un problema muy conocido en todo el mundo y que se ha agravado por el efecto de la pandemia… 


Más evidencia de la efectividad de las intervenciones enfermeras
Permítanme el inicio un poco irónico, pero cuando hablamos de… 


Las facultades de medicina, atascadas en las reformas
A principios de siglo XX, Abraham Flexner estableció las bases de la formación moderna de los médicos. Eran tiempos en que la… 


Crisis y oportunidades en la formación de médicos
Parece claro que la  crisis demográfica de la profesión médica ya ha provocado una conciencia de amenaza para la persistencia del… 


Jordi Varela
Editor

lunes, 8 de agosto de 2022

Por una práctica clínica más valiosa



Una de las misiones de este blog es dar apoyo a las prácticas clínicas de valor y ayudar a reducir, al mismo tiempo, las de escaso valor. En esta línea, en la última temporada hemos publicado 8 entradas que las hemos recopilado como lectura veraniega.

Choosing Wisely cumple diez años con resultados decepcionantes
En 2012, The Lown Institute convocó una conferencia en Boston… 


La teoría del colesterol sigue bajo sospecha
Si atendemos a la definición de salud de la OMS (1946), “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no… 


El valor de la actividad clínica se hunde en un mundo demasiado desigual
Thomas McKeown, un epidemiólogo británico del siglo pasado… 


En medicina hay demasiado ruido
Hace unas semanas acabé el último libro de Daniel Kahneman, que lleva por título Ruido, un fallo en el juicio humano. Kahneman es… 


Decisiones sanitarias “ruidosas”
Hace unas semanas, Paco Miralles publicó en este mismo blog el post “En medicina hay demasiado ruido”, donde reseñaba el… 


¿Es ético no ofrecer ejercicio físico y rehabilitación a las personas mayores?
Las últimas décadas han visto como la medicina basada en la… 


¿Cómo puede ser que las cosas bien hechas, a veces, no funcionen?
Las ciudades buscan soluciones “elegantes” para resolver… 


La epidemia de la prescripción de bajo valor, ¿tratamiento o prevención?
El problema de la polimedicación está alcanzando proporciones… 



Jordi Varela
Editor

viernes, 5 de agosto de 2022

El reto de transformar las organizaciones sanitarias





¿De verdad que queremos cambiar las cosas? Si es así les recomiendo la lectura estival de estas ocho entradas recopiladas de las que publicamos durante el curso que acaba de terminar. Que disfruten del verano.

Transformar nuestro sistema de salud requiere continuidad y coherencia
“Transformar la atención médica requiere continuidad y... 


Desde nuestra trinchera
Desde nuestra trinchera se veía todo diferente. El tiempo parecía haberse detenido y cada día era igual al anterior. Mismo camino… 


Datos para la gestión: la misma lógica con métodos distintos
Las personas se enfrentan a las disyuntivas con dos grandes tipos de instrumentos: intuiciones y datos. Las decisiones que deben… 


El futuro de la salud y el talento gestor necesario
El hospital de hoy es el resultado de la evolución y desarrollo tecnológico acontecido durante la segunda mitad del siglo XX… 


¿Es posible humanizar las organizaciones sanitarias?
Hoy más que nunca la parte humana del contacto entre pacientes y clínicos está tomando protagonismo, desde los centros de salud… 


Exijamos y ejerzamos la evaluación económica
Ya antes de la COVID-19, los países de la OCDE destinaban de media un 7,9% de su PIB al gasto público en salud (6,1% en… 


Atención sanitaria basada en el valor: ¿qué viene después?
Han pasado más de 15 años desde la publicación del icónico libro de Michael Porter y Elizabeth Teisberg Redefining HealthCare… 


La nueva pirámide sanitaria
Las civilizaciones mesoamericanas construían templos en forma de pirámide escalonada que tenían uso durante un ciclo de 52 años… 



Jordi Varela
Editor

lunes, 1 de agosto de 2022

La innovación siempre choca con el orden establecido

Jordi Varela
Editor






James Lind, un médico escocés del siglo XVIII enrolado en un barco de la armada británica, tenía entre ceja y ceja descubrir un tratamiento efectivo para el escorbuto, una enfermedad provocada por el déficit de vitamina C, que castigaba las tripulaciones desde la antigüedad y se hizo tristemente famosa entre los marineros de las numerosas expediciones que iban y venían por los océanos en tiempos de descubrimientos y conquistas. Para conseguir su objetivo, Lind elaboró un diseño de ensayo clínico encomiable, probablemente el primero de la historia de la medicina. Seleccionó a varios marineros enfermos de escorbuto y, de forma controlada y por parejas, los sometió a diversos tratamientos: agua de mar, vinagre, nuez moscada, cítricos, etc. Con esta sencilla metodología prospectiva, Lind observó que los pacientes que tomaban cítricos sanaban, mientras que los otros no. Publicó su trabajo en 1753, en un documento donde explicaba cuál debía ser la prevención y el tratamiento del escorbuto, pero nadie le hizo caso, y no fue hasta cuarenta y dos años y cien mil muertos más tarde, que la armada británica no adoptó las recomendaciones de Lind.

Ignaz Semmelweis, un obstetra y cirujano del imperio austro-húngaro, en 1847, en la Maternidad del Hospital de Viena, observó que en la Clínica I, atendida por obstetras, las parteras morían de fiebre puerperal hasta cinco veces más que en la Clínica II, atendida por matronas. Gracias a su espíritu perspicaz, Semmelweis se dio cuenta de que un patólogo del hospital murió tras pincharse un dedo mientras hacía una autopsia de una mujer que había muerto de fiebre puerperal y, en este hecho, intuyó la transmisibilidad mediante lo que llamó “partículas de cadáver.” El hecho era que en la Clínica I muchos de los estudiantes que practicaban partos habían ayudado previamente a las autopsias y, de acuerdo con los estándares de la época, no se habían lavado las manos al pasar de una sala a otra, mientras que en la Clínica II, la dedicación de las comadronas era exclusiva. La explicación de la variabilidad de resultados entre las dos clínicas apareció, pues, clara a los ojos de Semmelweis y, por eso, ordenó que, antes de cada parto, los obstetras se lavaran las manos con agua y jabón y que, además, se las desinfectaran con clorina. Los resultados no se hicieron esperar y la fiebre puerperal de la Clínica I cayó en picado. Desgraciadamente, las tesis higienistas de Sommelweis no fueron admitidas hasta después de su muerte, cuando Louis Pasteur confirmó la teoría de los gérmenes patógenos, pero en ese intervalo muchas mujeres habrían podido salvar la vida si los médicos de la época hubieran bajado del pedestal y hubieran aceptado la realidad de los resultados publicados por Sommelweis.

El freno a las innovaciones también en el mundo de hoy

Instalados en una sociedad que valora el progreso, ahora nos es fácil criticar las actitudes reaccionarias de las autoridades académicas de los siglos XVIII y XIX, pero quizás sería bueno que abandonáramos el cofoísmo y, por el contrario, pensáramos en la pasividad con la que estamos aplicando innovaciones emergentes, muchas de ellas con resultados ya probados, como las decisiones clínicas compartidas, la concentración de las cirugías complejas en centros de excelencia, la reversión de prácticas clínicas poco valiosas, la potenciación de la atención primaria, la metodología geriátrica en los pacientes frágiles ingresados en los hospitales o la integración multidisciplinar social y sanitaria.

Visto esto, uno se pregunta, ¿de dónde surge tanta pasividad en una sociedad que, por otra parte, venera el progreso? Muchos dicen que la culpa es de los políticos, otros de los corporativismos, otros de los sindicatos, etc. Todo el mundo tiene un culpable preferido, pero por desgracia la realidad es bastante más compleja, ya que los sistemas sanitarios se han convertido en un entramado multifactorial de intereses fragmentados y de pesadas burocracias; una telaraña que, por sí misma, atenaza a todos los actores de un juego donde se hacen muchas declaraciones a favor de la innovación, al tiempo que se vigila que nadie sacuda el tablero, no fuera que se movieran las fichas.

Las autoridades académicas del pasado frenaban la ciencia para conservar la silla en un mundo contrario a las reformas, mientras que los responsables de los sistemas sanitarios de hoy no aplican valiosas innovaciones para preservar los delicados equilibrios de unas sillas volátiles.

viernes, 29 de julio de 2022

Camuflajes

Antoni Peris
Derivas de cine


Frecuentemente las enfermedades y los traumas se camuflan, se transforman en síntomas y signos con apariencia de otros sufrimientos, otras situaciones vitales. El clínico requiere experiencia y cierta intuición para identificar las molestias y los dolores presentados por los pacientes, algunos de los cuales los sufren como somatización, mientras que otros más bien los viven como un recurso que les ayuda a superar otros males todavía más dolorosos. 

lunes, 25 de julio de 2022

Las consultas remotas también funcionan

Tino Martí
Ex Machina



Después de la eclosión del uso de la telemedicina durante la pandemia, muchos nos preguntamos si se mantendrá, disminuirá suavemente o caerá drásticamente. La experiencia ganada tanto por los profesionales como por los pacientes debería llevar a un uso de la misma más adecuado y a medida de las necesidades de ambos colectivos. 

viernes, 22 de julio de 2022

Cómo pasar del tokenismo al empoderamiento del paciente

Glòria Galvez
Con una sola voz 


Las organizaciones de salud están cada vez más interesadas en que los pacientes participen en todo lo relacionado con su atención, aunque algunas investigaciones indican que, en la práctica, se trata de una participación simbólica y con poca relevancia para los resultados en el ámbito de la salud. Para que la participación sea significativa es indispensable que los profesionales cedan poder, con lo que habrá colaboración, participación activa y liderazgo por parte de los pacientes y sus cuidadores. Arnstein (1969) describe ocho niveles de participación, representados en la "Escalera de participación ciudadana" mediante ocho peldaños. Para Arnstein, la participación que se da en los peldaños tres, cuatro y cinco (informar, consultar y asesorar) es tan solo simbólica, lo que él denomina tokenismo. El concepto de tokenismo, íntimamente relacionado con el desequilibrio de poder, se basa en acciones simbólicas que den la apariencia de estar involucrando a los pacientes.

lunes, 18 de julio de 2022

El valor de la salud comunitaria y planetaria

Jordi Varela
Editor




La obsesión patológica por el PIB

Según los expertos del “Consejo de la economía de la salud para todos” de la OMS, la obsesión patológica por el producto interior bruto (PIB) como indicador del crecimiento de las economías de las naciones está siendo desastroso para el desarrollo comunitario, al tiempo que está arruinando el planeta. El PIB es una medida que, entre un montón de parámetros, también incorpora productos y servicios esencialmente perniciosos, como por ejemplo, la fabricación de armamento, la elaboración de fármacos carentes de valor, la extracción de carbón para producir energía y la deforestación de los últimos grandes bosques de la tierra, mientras que ignora las cargas familiares no remuneradas y las actividades de las organizaciones no gubernamentales que pretenden religar los desgarros del capitalismo feroz.

viernes, 15 de julio de 2022

La epidemia de la prescripción de bajo valor, ¿tratamiento o prevención?

Cristina Roure
Pantone



El problema de la polimedicación está alcanzando proporciones epidémicas. La prevalencia de polifarmacia en España se triplicó entre 2005 y 2015 y lo que se conoce como polimedicación excesiva (≥10 fármacos) se multiplicó por 10.(1) No son tan solo cifras, cada medicamento que añadimos incrementa la probabilidad de que el paciente experimente efectos adversos en un 7-10%.(2) El informe Medication Overload, America’s Other Drug Problem señala que sin una respuesta inmediata, en la próxima década habrá en Estados Unidos 4,6 millones de hospitalizaciones y 150.000 muertes prematuras de ancianos por efectos adversos de la medicación.(3)