lunes, 21 de octubre de 2019

La formación es imprescindible para la gestión del cambio








Los actores que pretendemos implicarnos en la orquestación de cambios en nuestro sistema sanitario solemos coincidir en cuanto a las dificultades y barreras que limitan el desarrollo de estrategias de mejora de las organizaciones sanitarias. Ya lo hemos visto en entradas anteriores de este blog, donde nos preguntábamos qué ha sido de la experiencia del profesional y cómo “desatascar” nuestras instituciones.

En el ámbito clínico, los avances y mejoras parecen imprescindibles, pero la adaptación de las organizaciones a las necesidades de las personas y de los profesionales manifiesta resistencias frecuentemente. Uno de los principales motivos es la propia complejidad de nuestro sistema sanitario frente a la realidad de otros sectores. Esta es una de las reflexiones que propone el artículo “Changing how we think about healthcare improvement”, publicado en The BMJ. Para que el cambio sea efectivo, es relevante no solo insistir en esta necesidad de mejora, sino también aumentar el conocimiento sobre la complejidad de las organizaciones. Ninguna otra industria o sector tiene tantas variables: financiación, regulación, proveedores, “clientes” con diversas necesidades y diferentes opciones de intervención. Incluso en el ámbito de la clínica, la atención sanitaria debe ser individualizada para cada paciente. En esta situación, cuando se busca la implementación de un cambio, en ocasiones el sistema no reacciona de forma predecible. Por otra parte, los resultados tampoco provienen siempre de experiencias positivas del pasado.

En este marco, los profesionales solemos estar incómodos con esta línea de análisis y propuestas y nos amparamos en la clínica y nuestra experiencia para intentar, en muchas ocasiones, poner en marcha mejoras que nos permitan seguir avanzando mediante ensayo y error. El conocimiento de elementos que nos faciliten disponer de herramientas de ayuda en esta tarea se convierte, por lo tanto, en una estrategia de valor. 

The School for Change Agents (La Escuela de Agentes del Cambio)

La Escuela de Agentes del Cambio es un curso gratuito promovido por la división Horizons del NHS inglés. Se imparte una vez al año en un entorno virtual de aprendizaje. Está abierta a cualquier perfil profesional (perteneciente o no al NHS) que esté interesado en promover mejoras y marcar diferencias. La Escuela desarrolla una interesante propuesta para facilitar la adquisición de habilidades y competencias en la gestión de cambios, tal como se identifica en el tráiler de su edición de 2019.

Está estructurada en seis semanas de aprendizaje utilizando una plataforma online con un ritmo de trabajo marcado por el alumno. Durante la instrucción se intercalan sesiones programadas mediante videoconferencia, de una hora aproximada de duración, lideradas por profesionales con amplia experiencia en la gestión del cambio. La Escuela facilita además la posibilidad de compartir, aprender y conectar con una amplia comunidad de profesionales, cerca de 15.000 personas en todo el mundo, utilizando Twitter, Facebook y la propia plataforma de aprendizaje Futurelearn. La comunidad desarrolla durante el curso el análisis de ejemplos prácticos de cambio y está liderada por Helen Bevan y Kathryn Perera, dos profesionales de reconocido prestigio en este campo. Este año han preparado una segunda edición que comienza el 4 de noviembre. Para todos los que estén interesados, es una estrategia formativa muy recomendable. Si existe barrera idiomática es posible utilizar los traductores integrados en los navegadores web y disponer a posteriori de los seminarios en la plataforma YouTube (que también facilita la traducción de subtítulos) para seguir el curso sin muchas dificultades. La Escuela tiene como aliciente añadido, una vez completada la formación, continuar en contacto con sus profesionales a través de la web de Horizons que cuenta con numerosos recursos interesantes como, por ejemplo, el repaso semanal que realiza de contenidos y experiencias en sus redes sociales, en la sección Tweets of the week. También, por un mínimo coste, se puede obtener una certificación de aprovechamiento del curso y existe la posibilidad de mantener el acceso a sus contenidos en la plataforma, una vez finalizada la actividad. Como complemento a esta estrategia, puede ser de utilidad en la planificación de mejoras dar un vistazo a la guía The Change Model, un modelo de ocho componentes para el cambio que pivotan en torno a la idea de un “propósito común”, un aspecto muy recurrente en el que se trabaja en la Escuela. Está desarrollado también en el NHS y disponible para su consulta en la siguiente web. En dicha dirección podremos encontrar asimismo abundantes recursos y lecturas adicionales.

The Institute for Healthcare Improvement (Instituto para la mejora de la atención sanitaria)

La organización norteamericana The Institute for Healthcare Improvement es también una fuente de recursos muy interesantes que ofrece, por ejemplo, informes técnicos generales como el Marco de la psicología del cambio de IHI (disponible para su lectura en castellano). Este documento incide en algunos puntos que son estratégicos para facilitar los cambios: 

Tener presentes las motivaciones intrínsecas de los profesionales puede aumentar su compromiso individual y colectivo.
Hacer partícipes a todos los actores del diseño de los cambios puede facilitar una mayor implicación por parte de los profesionales.
La autenticidad en las relaciones entre los profesionales ayuda a que la coproducción y los cambios tengan más probabilidades de éxito.
Distribuir responsabilidades entre todos los profesionales que participen en los cambios puede contribuir al progreso.
Conseguir que la propia experiencia del cambio sea un elemento motivador ayuda al aprendizaje colectivo y a que la transformación sea más efectiva.

En un ámbito más particular, la web Care Redesign Guide, de la misma institución, realiza un ejercicio reflexivo y estructurado, en este caso dirigido a la mejora y el rediseño de la atención de personas con necesidades complejas y alto coste.

The New England Journal of Medicine Catalyst

La plataforma NEJM Catalyst, del grupo NEJM, es otra referencia que contiene numerosas propuestas y reflexiones en torno a la mejora de la atención sanitaria tanto para clínicos como para directivos. Ofrece una amplia gama de ideas prácticas y soluciones desde cuatro perspectivas de trabajo: el liderazgo, la participación del paciente, el rediseño de cuidados y las nuevas oportunidades en la asistencia, y lo hace en abierto mediante artículos periódicos desarrollados por líderes de opinión y expertos de prestigio.

Por último, las redes sociales son otro elemento dinamizador de cambios que merece la pena tener en cuenta. Comunidades que conversan en twitter en torno a los hashtags #lateralsalud o #cambiahospital concentran la inquietud de profesionales, directivos y pacientes respecto a la innovación y a la gestión de cambios proponiendo reflexiones, referencias o simplemente poniendo en contacto a diferentes personas (también pacientes) con un mismo propósito: la mejora de nuestro sistema sanitario.

No cabe duda de que estos recursos y movimientos invitan a la acción. Ahora solo nos queda apostar por ello y dar el paso; seguro que nuestros pacientes saldrán beneficiados y los profesionales y directivos estaremos más satisfechos y motivados.

viernes, 18 de octubre de 2019

¿Apropiación indebida o contribución necesaria?








Si entendemos que la salud no es, como sugiere la definición de Andrija Stampar que adoptó la OMS en 1946, la mera ausencia de enfermedad o de insania, sino algo distinto, sea el bienestar como afirma la citada descripción, sea una razonable capacidad de adaptación funcional como proponía René Dubos, es más fácil comprender la importancia de los llamados determinantes sociales de la salud, entre los que la sanidad no es sino uno más. 

Estos comentarios no implican menosprecio alguno respecto a la atención sanitaria, dada su capacidad de aliviar buena parte de los trastornos que nos causan las enfermedades y, en algunos casos, curarlas definitivamente. Por cierto, insania es, según el diccionario, locura o trastorno mental, una distinción que resalta las especificidades de la patología psiquiátrica. 

lunes, 14 de octubre de 2019

Un nuevo estudio detecta 396 prácticas clínicas que deberían revertirse








Una reversión médica es la necesidad de detener una actividad clínica debido a que un estudio bien hecho demuestra que en el mundo real no se cumplen los resultados deseados, o que los efectos adversos no compensan los beneficios. En una revisión anterior (2013) de más de 2.000 artículos del NEJM, Vinay Prasad y su equipo ya descubrieron 146 prácticas clínicas que deberían ser revertidas y, dada la trascendencia del hallazgo, la Sección de Gestión Clínica de la Sociedad Catalana de Gestión Sanitaria invitó a Vinay Prasad para que nos lo explicara en directo, lo que hizo el 18 de marzo de 2018 (en el enlace pueden ver el vídeo de la conferencia).

viernes, 11 de octubre de 2019

Pacientes crónicos: ¿talla estándar o planes a medida?








La atención a las personas con altas necesidades o con enfermedades crónicas complejas sigue siendo un problema no resuelto en nuestro sistema sanitario y un tema recurrente en este blog.

A pesar de los esfuerzos realizados hasta la fecha, seguimos, en líneas generales, gestionando el episodio agudo de forma aislada, sin invitar a la tan necesaria coordinación que precisan estos pacientes.

Adaptarnos al cambio del patrón demográfico y del perfil epidemiológico de las enfermedades y al peso, cada vez más relevante, de la cronicidad compleja sigue siendo un reto para los sistemas de salud. Demostrar además que las estrategias propuestas son válidas en términos de efectividad y eficiencia, tal como plantea Sergio Minué en el análisis Visión crítica y argumentación sobre los programas de atención de la cronicidad en atención primaria y comunitaria, es una tarea que está pendiente.

lunes, 7 de octubre de 2019

El ejercicio como herramienta de gestión clínica








En la consulta de cualquier internista…
  • Don Sebastián (68 años), la hemoglobina glicosilada está en parámetros adecuados. No parece que su diabetes le haya afectado al riñón porque no está perdiendo albúmina. Los controles tensionales son correctos y no se aprecian hipoglucemias en los controles que aporta. Está muy bien controlado.
  • ¿Sigo con el mismo tratamiento?
  • Sí, repasemos el tratamiento de su diabetes que es el más complejo. Con la insulina mantenemos el mismo esquema que le ha ido tan bien. Se lo recuerdo: de la basal, la de larga duración, se pone 24 unidades, con una pauta fija en las comidas de 8 unidades de rápida y corrige con el esquema que tiene escrito en el informe (no lo reproduzco para no aburrir más). El resto del tratamiento, igual. 
  • ¿Y sigo con el ejercicio?
  • ¡Claro! Siga caminando por lo menos 45 minutos por el paseo marítimo (los que tenemos la suerte de vivir en una ciudad costera, especialmente Málaga).

viernes, 4 de octubre de 2019

¿Es ético, correcto y legal que un médico de familia atienda a 60 pacientes en un día?










Mi punto de vista: no, salvo excepciones.



La medicina es una actividad muy regulada. Su ejercicio precisa una formación compleja y de alto nivel académico, una actuación regulada en un marco ético y deontológico elevado y una legislación específica. Es decir, no se puede ejercer de cualquier manera por el riesgo potencial que supone la mala praxis profesional para los pacientes. 
Sorprendentemente, la sobrecarga asistencial no está definida, ni regulada, ni correctamente gestionada. De forma generalizada se toleran la acumulación de turnos (guardias, doblajes…) y las sobrecargas asistenciales (ver en un turno a los pacientes de dos o más médicos).