lunes, 18 de octubre de 2021

Las facultades de medicina, atascadas en las reformas

Jordi Varela
Editor





A principios de siglo XX, Abraham Flexner estableció las bases de la formación moderna de los médicos. Eran tiempos en que la ciencia pedía paso y era imprescindible que médicos y cirujanos dejaran atrás la imagen de brujos y barberos. Por ese motivo, Flexner propuso que las facultades de medicina comenzaran los planes formativos por las ciencias básicas, para continuar con el conocimiento del cuerpo humano y acabar con las rotaciones clínicas, como un toque final de realidad. El modelo Flexner ha evolucionado y, sin renunciar a sus principios, a lo largo de la segunda mitad del siglo pasado ha ido desarrollando el concepto de currículo con una visión cada vez más completa del proceso de aprendizaje. Desde entonces, el progreso de la educación médica ha sido muy notable, pero no siempre se ha sabido dar respuesta a las demandas de formar médicos con los requerimientos que exigían la evolución de los tiempos.

Conciliación de la carrera clínica y la universitaria

El programa de evaluación de profesorado de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) prioriza de manera especial la actividad docente e investigadora de los aspirantes a las plazas de profesor universitario y minimiza la actividad clínica. Este hecho, por sí mismo, genera un sesgo favorable a los profesores de ciencias básicas y a los especialistas en materias cuanto más tecnológicas y específicas mejor. La acreditación de la ANECA, tal como está concebida, es una quimera prácticamente inalcanzable para los jóvenes clínicos que quieren ser profesores y eso hace que las plantillas de las facultades de medicina cada vez estén más escoradas hacia un profesorado especializado e investigador, pero con escasa visión generalista y humanista de la práctica clínica, por lo que se detecta un empobrecimiento de la enseñanza del razonamiento clínico, una metodología imprescindible para una atención sanitaria basada en el valor.

Influencia del examen MIR

Los estudiantes de medicina saben que para luchar por las plazas más codiciadas del MIR deberán acudir a una academia privada especializada en el entrenamiento de la acumulación de conocimientos, donde se les ayudará a memorizar y a adquirir habilidades para optimizar las respuestas de los exámenes tipo test, mientras que las competencias clínicas trabajadas en las prácticas y en los seminarios de la facultad pasarán a un segundo plano, ya que los estudiantes perciben que estas actividades académicas no les aportan ninguna ventaja competitiva para su futuro más inmediato y esto genera un clima poco favorable para las reformas basadas en la adquisición de competencias.

Dificultades objetivas para las reformas

A pesar de los esfuerzos de las facultades de medicina para renovarse, hay muchos indicios que avisan que las cosas no van bien. La encuesta de 2019 del CEEM (Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina) concluye que más de la mitad de los estudiantes piensan que la aplicación de la enseñanza activa está siendo mala (o muy mala), debido fundamentalmente a la falta de recursos y de tiempo, falta de motivación de los propios estudiantes, escasa preparación del profesorado en la metodología docente activa, mala organización de las facultades y unos exámenes que, a pesar de la retórica innovadora, continúan evaluando conocimientos en lugar de competencias.

Medidas para cambiar el actual marco académico

¿Cómo avanzar en un entorno poco favorable a la enseñanza del valor de la práctica clínica? A continuación, fruto del pensamiento de un grupo de reflexión formado eminentemente por internistas, se lanzan algunas propuestas:
  1. Definir una evaluación ANECA específica para las competencias clínicas.
  2. Homologar el acceso al examen MIR de forma que permita un peso superior de la nota de la carrera, introduciendo elementos correctores de sesgos según facultades de medicina.
  3. Extender la enseñanza activa basada en problemas con casos tutorizados por profesores clínicos en todas las facultades (ahora las pioneras son pocas).
  4. Potenciar la enseñanza del razonamiento clínico con la contratación de clínicos prestigiosos.
  5. Fomentar el trabajo en equipo multidisciplinar para la resolución de casos complejos.
  6. Sustituir los exámenes tradicionales por las metodologías de evaluación de competencias ya homologadas.
  7. Desplegar unidades de educación médica, las cuales deberían ser el motor de las reformas.
Las medidas para reformar la formación médica deben ir dirigidas a la raíz de los problemas, lo que haría que muchas facultades de medicina pudieran volar con nuevos aires, mientras que las que no están tan activas se vieran forzadas a introducir los cambios.


viernes, 15 de octubre de 2021

Más evidencia de la efectividad de las intervenciones enfermeras

Mireia Subirana
 




Linda H. Aiken

Permítanme el inicio un poco irónico, pero cuando hablamos de dotaciones enfermeras y resultados de salud en pacientes no puedo evitar tener esta mirada. La evidencia generada en los últimos 30 años tendría que ser más que suficiente para que se sistematizara la evaluación del impacto de las intervenciones enfermeras, se regulase cómo deben ser las dotaciones de los hospitales y se invirtiera en la oferta pública de formación enfermera. Linda H. Aiken, directora fundadora del Center for Health Outcomes and Policy Research de la Universidad de Pennsylvania, fue pionera en este campo y es una de las autoras que más ha contribuido a generar una parte importante de esta evidencia. 

lunes, 11 de octubre de 2021

Transformar nuestro sistema de salud requiere continuidad y coherencia

Nacho Vallejo
Atención integral



Foto de Alexas. Fotos en Pexels

Transformar la atención médica requiere continuidad y coherencia”. Este es el título de un artículo de Harvard Business Review que escribe Mark Britnell. El Dr. Britnell es un ejecutivo de KPMG Internacional y un experto mundial en sistemas de salud. Ha dedicado su vida profesional a este campo y trabajado en más de 80 países, circunstancia que le ha permitido adquirir de primera mano una experiencia única sobre los modelos de atención sanitaria. En el año 2000 fue nombrado director ejecutivo de University Hospitals Birmingham NHS Foundation Trust donde fue responsable del diseño del mayor hospital del NHS. Es además autor del libro En busca del sistema de salud perfecto.

viernes, 8 de octubre de 2021

Hay que empapar de valor la asistencia

Paco Miralles
Nos omnes male





Recientemente se ha celebrado el 22 Congreso Nacional de Hospitales y Gestión Sanitaria. Todo un éxito de organización que augura cierta “normalización” pospandemia. Muchos congresistas y un programa con importante presencia de la medicina basada en el valor. Aprovecho para felicitar al comité organizador por el gran trabajo realizado.

lunes, 4 de octubre de 2021

La mirada estrecha de las especialidades médicas

Jordi Varela
Editor





El número de pacientes que sufren una o más patologías crónicas de manera simultánea no para de crecer, un fenómeno ligado al envejecimiento poblacional pero no exclusivo de los ancianos, sin olvidar que la aparición de problemas mentales o de marginación social no hace más que dificultar el manejo clínico de los pacientes pluripatológicos, sea cual sea su edad. Sin embargo, las facultades de medicina y los sistemas sanitarios se mantienen tercamente ajenos a dicha tendencia epidemiológica. Solo basta con observar los currículos docentes, los organigramas de los hospitales y las guías de práctica clínica para darse cuenta de lo alejados que estamos de la deseada visión bio-psico-social y, por culpa de ello, la clínica que se practica hoy pierde efectividad y derrocha recursos.

viernes, 1 de octubre de 2021

La pandemia de errores médicos

Salvador Casado
Salud, narrativa y consciencia



George Ștefănescu - Cosmos, 1992
La muerte de una persona joven por un cáncer no diagnosticado a tiempo suele suponer un impacto para su entorno. En las últimas semanas ha habido mucha controversia en las redes sociales tras la muerte de la periodista Olatz Vázquez que documentó con fotos su enfermedad hasta el final, lo que me ha animado a reflexionar sobre el error médico, hacer autocrítica sobre los propios errores y tratar de formular propuestas desde una visión amplia que incluya a todos los actores. La pandemia por Sarscov2 ha ocasionado otra pandemia de inevitables errores médicos tanto por acción como, sobre todo, por omisión porque debido al colapso sufrido por los sistemas sanitarios de todo el planeta estos han dejado de atender suficientemente a otras patologías durante muchos meses. En este texto me acerco al tema desde el punto de vista de un profesional asistencial que trata de explicarlo a sus pacientes y compañeros de trabajo y no desde un abordaje técnico del mismo, para lo cual aporto al final una lista de propuestas de lectura.