lunes, 11 de enero de 2021

Prescripción social en tiempo de pandemia. Ahora más que nunca

Josep Vidal Alaball
Communitas



Como he dicho en otros artículos, el sector sanitario no es ni mucho menos el único responsable del bienestar de los ciudadanos y muchos aspectos relativos a su salud pueden ser gestionados adecuadamente por la comunidad y por organizaciones del sector voluntario. Dentro de este contexto encontramos la prescripción social (PS) o la receta social. Aunque los términos "prescribir" y "receta" todavía suenan excesivamente relacionados con el sector sanitario y que como alternativa a los mismos se ha propuesto "derivación comunitaria", estos son los nombres usados internacionalmente para denominar este tipo de intervención comunitaria.

Las personas suelen experimentar comorbilidades y problemas sociales al mismo tiempo, por lo que pueden necesitar atención de diferentes proveedores simultáneamente. La PS reconoce la importancia y relevancia del impacto de determinantes más amplios de la salud que no se pueden tratar únicamente con un enfoque sanitario. Además, la PS es un mecanismo por el cual los profesionales sociosanitarios (especialmente los de atención primaria) pueden guiar e incentivar a los pacientes a hacer uso de los recursos comunitarios existentes. La PS facilita que los pacientes y los usuarios se beneficien de la participación en actividades destinadas a mejorar su bienestar psicológico y se puede utilizar asimismo para apoyar un cambio de estilo de vida, para llegar a personas solas y aisladas y para atender necesidades no satisfechas que pueden agravar las condiciones de salud a más largo plazo.

La PS se introdujo por primera vez en Cataluña como programa piloto en 2012. Una de las principales características que presenta es que se desarrolla específicamente a partir de la atención primaria de salud y utiliza el modelo de Activos de Salud. El programa tiene un sitio web para introducir actividades y recursos comunitarios en cada territorio y, además, la PS se incorpora a la historia clínica electrónica de atención primaria a través de un módulo específico. Dicho módulo consiste en un enlace al buscador de activos que permite, con tan solo un clic, acceder a las actividades próximas al centro de atención primaria en función del sexo y edad de la persona (figura 1). El módulo consta de dos cuestionarios para evaluar el bienestar emocional y un cuestionario de apoyo social y, además, permite escribir la derivación y entregar al paciente un documento de PS con información y datos de contacto de la actividad.



Los objetivos de la PS en Cataluña son: 1) Aumentar la participación de los pacientes y usuarios en actividades de la comunidad. 2) Reducir el aislamiento social. 3) Mejorar la salud mental. 4) Mejorar la calidad de vida. 5) Reducir la prescripción inadecuada de antidepresivos. 6) Reducir la hiperfrecuentación en la atención primaria. 

La implementación del programa de PS en un territorio requiere la coordinación de los ayuntamientos, los servicios públicos de salud y los centros de atención primaria implicados. Las fases de implementación del programa son: evaluación de la implantación del programa y creación de alianzas, creación de un grupo de trabajo, formación de los líderes de atención primaria, identificación de activos comunitarios, formación de otros profesionales de atención primaria y, por último, inicio y evaluación del programa.

Desde el inicio del proyecto en Cataluña, 288 profesionales (97 de salud pública y 191 de atención primaria) han recibido formación sobre prescripción social y se han mantenido múltiples reuniones con ayuntamientos y entidades de carácter local para difundir el programa. En enero de 2018 se incorporaron 433 centros de salud, 842 bibliotecas y 176 ayuntamientos al sitio web de activos de salud. En total, en 2017 se desarrollaron 344 actividades y se ofrecieron 1.622 recursos. Entre los años 2015 y 2017, el sitio web de activos de salud recibió un total de 5.817 visitas.

La prescripción social forma parte de un movimiento más amplio que busca el cambio de los modelos tradicionales de atención sanitaria que se ofrecen en hospitales y centros de atención primaria y propone un enfoque no médico y más en red que sitúa al paciente en el centro de su atención promoviendo su independencia y protagonismo (empoderamiento). 

Uno de los problemas relacionados con la PS es la dificultad de demostrar su utilidad. La PS es muy dependiente del contexto local y sus actividades son necesariamente heterogéneas. Es bastante difícil ponerse de acuerdo sobre "el éxito" o "la efectividad" de la PS y los múltiples elementos que la constituyen son difíciles de gestionar, comparar y evaluar en cuanto a su calidad. La generalización también es limitada y hay dificultades obvias para diseñar evidencia fuera del área estudiada. No obstante, un informe reciente del King’s Fund británico explica que cada vez hay más evidencia que demuestra la utilidad de la PS por lo que respecta a la mejora de los resultados de salud del paciente (reducción de la ansiedad, mejora de la salud percibida, mejora de la calidad de vida), pero también con relación a la disminución de visitas a los centros de atención primaria y a urgencias o, incluso, en la reducción de ingresos hospitalarios.

La pandemia por COVID-19 ha puesto contra las cuerdas al sistema sanitario, hará crecer todavía más las desigualdades sociales y, como es habitual, los más vulnerables serán los más perjudicados. En este contexto, la PS tiene más sentido que nunca y, ahora más que nunca, debería ser potenciada por las administraciones responsables.


Bibliografía

1. What is social prescribing? The King’s Fund. 

2. Social prescribing. NHS England

3. Buscador de Activos y salud. Agencia de Salud Pública de Cataluña (ASPCAT)

4. Capella GJ, Braddick F, Schwartz Fields H, Segura Garcia L, Colom Ferran J. Los retos de la prescripción social en la Atención Primaria de Catalunya: la percepción de los profesionales. Comunidad [Internet]. 2016.

5. González VJ, Capella GJ, Braddick F, Molins A, Rodríguez T, Pons J. Aquí sí: activos y salud. Implementación de una herramienta para el mapeo de activos en Catalunya. Comunidad [Internet]. 2018.


1 comentario:

  1. És molt interessant el tema de la prescripció social, i s'ha de potenciar molt, però també és complicat. Com dieu,la gran majoria dels condicionants de salut estan fora de l'àmbit o abast dels serveis sanitaris, i estan precisament a la comunitat-societat. Però costa molt fer un mapa real d'actius en salut, costa molt que les entitats s'adhereixin a un programa de prescripció social, com sempre tot el "formularisme" que dic jo, que cal fer només dona més i més feina, etc, etc.
    Esta clar que cal potenciar-ho, però hem de buscar la manera de fer-ho fàcil i eficient

    ResponderEliminar