viernes, 6 de mayo de 2016

Gestión enfermera de la demanda en CASAP: nuevos resultados



En julio de 2013, en este mismo espacio, se publicó un artículo acompañado de un vídeo explicativo sobre la experiencia de la Gestión Enfermera de la Demanda (GID) en CASAP. El interés que ha generado esta publicación, siendo de los posts más visitados hasta el momento, se merece volver a insistir y dar más y aprovechando la publicación de nuevos resultados en la revista Atención Primaria. Este nuevo estudio de seguimiento de la GID en el CASAP va un paso más allá, dando datos de otras variables que ponen en valor la resolución de la enfermera en aquellos problemas de salud que precisan una atención preferente.

Se estudiaron los 11 problemas de salud más relevantes atendidos en la GID: diarrea y vómitos, dolor de muelas, síntomas respiratorios de vías altas, lumbalgia, dolor de garganta, heridas, quemaduras, contusiones, molestias al orinar, ansiedad y anticoncepción de emergencia, a partir de una muestra aleatoria de 554 pacientes atendidos en GID durante 9 meses. Las nuevas variables estudiadas son: porcentaje de resolución autónoma desglosada por problemas de salud, intervenciones realizadas, indicación farmacológica, concordancia con el triaje administrativo, tiempo de espera y grado de satisfacción de los pacientes atendidos.


Resultados
De los resultados del estudio cabe destacar que la enfermera resuelve, de forma autónoma, el 73,3% de los casos atendidos. Los problemas que, en mayor proporción, gestiona la enfermera son quemaduras y heridas, molestias al orinar y dolor de muelas. En cambio, los que más deriva al médico de familia son los problemas respiratorios de vías altas, con una resolución autónoma del 57%. Existe una elevada concordancia con la clasificación y derivación que realiza el administrativo sanitario en un 86% de los casos y el tiempo medio de espera a ser atendido es de 9,11 minutos. El consejo de salud es la actuación más habitual y sólo hay indicación de fármacos en la mitad de los pacientes atendidos y, de éstos, la mayoría son antiinflamatorios y analgésicos. La satisfacción de la atención recibida por parte de la persona atendida fue de un 87,2% entre bien y muy bien, y a la pregunta sobre si preferían ser visitados por la enfermera o por el médico, el 61,4% expresó que le era indiferente, o que le estaba bien que lo visitara la enfermera.

Resolución autónoma por problemas de salud


Intervenciones realizadas












Grupos de fármacos indicados durante la GID 


Conclusiones

En resumen y como conclusión, después de casi 10 años de haber implantado el modelo de GID en el CASAP, los resultados, similares a los de la primera evaluación, demuestran que la mayoría de problemas de salud agudos que se atienden son resueltos por la enfermera de forma autónoma y con una alta satisfacción por parte de los usuarios. Otro aspecto a destacar es que un buen triaje por parte del administrativo sanitario hace que el paciente sea atendido por el profesional que mejor le solucionará el problema de salud, evitando circuitos y esperas innecesarias. Y por último, hace falta una regulación de la prescripción enfermera para dar cobertura legal a una actuación que la enfermera realiza de forma habitual. Paralelamente, hay que implantar y/o adaptar aquellos instrumentos que permitan trabajar con toda seguridad, como son la receta u orden de dispensación emitida por la enfermera, la armonización de las guías de práctica clínica y protocolos incluidos en las estaciones de trabajo y una formación continua a partir de las guías y protocolos de GID.


Referencias




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada