viernes, 10 de junio de 2016

Guerras de expertos

Hace poco tuve la oportunidad de asistir al Festival de Cine de Autor de Barcelona, el D'A. Pude disfrutar de un buen grupo de películas: melodramas, obras sociales, ensayos audiovisuales, comedias, muchas de ellas innovadoras, con estructuras narrativas propias del tiempo y con voluntad rompedora y juguetona.

Al D'A asisten bastantes críticos y cinéfilos, los cuales reivindican al mismo tiempo sus películas favoritas y critican la pésima distribución y exhibición cinematográficas que sufrimos en nuestro país, que es la causa de un visionado casi imposible para la mayoría de películas. Hay que cambiar, unos y otros. Hay que establecer circuitos adaptados a los nuevos gustos y, así, cambiar las costumbres de los espectadores. Menos salas para el cine mainstream, el cine de las grandes superficies, y más opciones para el cine más inventivo, más original, para el cine de más calidad. Pero, a la hora de la verdad, me doy cuenta de que vivimos en mundos alejados, críticos y público general. Hacemos comentarios para ser escuchados, entendidos y aceptados por nosotros mismos. La mayoría de los críticos hablamos un lenguaje que no es entendido por la majoría de la ciudadanía. Con voluntad purista y renovadora diseñamos marcos de referencia que sólo nos sirven para encerrarnos en nuestras propias preocupaciones. Y, por si no tuviéramos bastante, los esquemas de pensamiento de unos y otros son sistemas incompatibles: Dirigido por... puede reivindicar el cine de superhéroes, una noción alejada de Caimán Cuadernos y obscena para la ortodoxia de Lumière, publicación anclada en el cine más hermético. Sensacine reivindica, al estilo Fotogramas, las glorias del cine con despreocupación, mientras que Miradas de Cine ha ido dejando de lado el cine más complejo para aplicar análisis en profundidad en el cine comercial. Transit se sitúa a medio camino de las anteriores con innovadores análisis visuales, mientras Otros Cines, Contrapicado, Cine divergente o Culturaca hacen artículos clásicos en forma pero atrevidos en espíritu. Lo que cuenta para todos ellos es la reivindicación del buen cine y su la promoción pero, a menudo sus propuestas se contradicen. Y, por otra parte, ¿han oído hablar de alguno de estos medios? ¿han entrado alguna vez en sus webs? ¿han leído algún artículo de ellos? No respondan, no es necesario. Todos sabemos la respuesta.


Con estos pensamientos, hago una mirada al mundo de la sanidad. Queremos una gestión clínica innovadora, alejada de las anquilosis de los viejos métodos. Planteamos centrarnos en el paciente y trabajar en equipo. Queremos aprovechar bases de datos para que nos permitan hacer una estrategia eficiente en nuestras organizaciones... Pero, ¿sabemos comunicarlo? ¿o sufrimos una endogamia similar a la de los críticos de cine, encerrados en nuestras torres de marfil, empleando nuestro lenguaje puro y único? Hacemos para que nuestros mensajes sean comprensibles por los clínicos? ¿Pueden ver ventajas en nuevas estrategias? ¿Son nuestras propuestas creíbles o los profesionales sanitarios creen que hablamos de cine coreano o iraní? ¿Sabemos comunicarnos empleando conceptos como EFQM, "lean" o "less is more"? ¿O creen que hablamos de ensayos teóricos, lejos de gustos y necesidades? Y, ¿qué pasa con aquel ciudadano, aquel paciente, que queremos poner en el centro del sistema pero que recibe propuestas diferentes según los gestores sean de la administración, de los hospitales o de la atención primaria?

Debo confesar que, a veces, leo algún texto sobre estrategias o experiencias de gestión que me resulta difícil de comprender, como si me hablaran de la nueva ola de cine social filipino o de la estética analítica en la filmografía de un realizador lituano. Y pienso que no vamos a salir adelante, que estamos demasiado lejos de nuestro objetivo o, mejor dicho, que nos hemos pasado de largo y hemos dejado de lado, perdidos en nuestras teorías, en nuestras discusiones internas, a profesionales asistenciales y ciudadanos.

Eso sí, si nunca se estrenaran, no deje de ir a ver Kaili blues, Cosmos o Sunset song. Os las recomienda un "experto"!




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada