viernes, 23 de enero de 2015

¿Deben promover los médicos que los pacientes graben las consultas?







Hace unos meses comenté un artículo de Glyn Elwyn, profesor de Darmouth Institute, que trataba de lo que él llamaba Patientgate, una manera original de titular el debate sobre la grabación de las visitas médicas por parte de los pacientes. Ahora, British Medical Journal, vuelve al tema con un "Head to Head" entre el profesor Elwyn, a favor, y el Dr. Laurence Buckman, médico de familia inglés, más bien poco entusiasta con la idea.

El planteamiento que la revista hace a los dos expertos es bastante avanzado, al menos desde nuestra óptica local, dado que en el Reino Unido el registro de las visitas médicas por parte de los pacientes es legal, incluso cuando no hay consentimiento por parte del médico.

La pregunta de la publicación, como han visto en el encabezamiento, se centra en pronunciarse sobre si los médicos deberían promover la grabación de la consulta por parte de los pacientes.

Glyn Elwyn: Sí, sin dudas. Argumentos: a) mejora la calidad y la seguridad clínica, b) promueve las prácticas clínicas de valor, c) facilita la evaluación, y d) es un documento de defensa del médico en caso de litigio. La posición de Elwyn es clara: dado que los médicos de hoy no están en posición de rechazar una grabación por parte de un paciente, lo mejor que se puede hacer es promoverla y así se cortan de raíz desconfianzas y recelos.

Laurence Buckman: No a la promoción, aunque admite el registro, ya que legalmente no se puede negar. Argumentos: a) la grabación es un elemento extraño en la consulta, genera tensión e incluso puede hacer que se alargue, y b) el registro de la consulta, como cualquier grabación, puede ser utilizada inapropiadamente, divulgado por las redes o incluso manipulado. El Dr. Buckman dice preferir el material escrito, tanto el que ofrece el propio médico como las notas que él mismo anima a que los pacientes tomen durante la visita.


Jordi Varela
Editor

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada