lunes, 14 de marzo de 2016

Ensayo del paracaídas: a propósito de las artroplastias de rodilla








El concepto "ensayo del paracaídas" se ha adoptado para visualizar que cuando un tratamiento es realmente efectivo quizás no hay que invertir dinero en demostrar el que todo el mundo sabe, al igual que a nadie se le ocurriría hacer un ensayo sobre la eficacia de los paracaídas. The New England Journal of Medicine ha publicado un ensayo clínico (Skou 2015) que evalúa la efectividad clínica de las artroplastias de rodilla, y el editorialista de la revista se pregunta: ¿Se tenía que hacer? Los recambios de las rodillas artrósicas son uno de los avances más significativos de la medicina moderna. Todo el mundo sabe que muchas personas mayores que antes no podían salir de casa, invalidadas por el dolor, ahora no sólo salen cada día a la plaza, sino que cuando pueden se van de crucero. Visto así, ¿no es éste un "ensayo del paracaídas"? ¿Un derroche?

El ensayo clínico de Skou partió de un grupo de 100 pacientes con artrosis sintomática de la rodilla, la mitad de los cuales fueron intervenidos de recambio total de la articulación con rehabilitación posterior durante un año, mientras que la otra mitad siguieron un tratamiento no quirúrgico, también de doce meses, a base de fisioterapia, dieta, plantillas y analgésicos. Como era de esperar, los resultados fueron claramente favorables a la cirugía, pero la sorpresa del trabajo, al menos para mí, fue que en el grupo de terapia médica, el 68% de los pacientes redujeron el dolor, frente al 85% los intervenidos. Por otra parte, como es natural, en el grupo quirúrgico hubo algunas complicaciones: tres trombosis de venas profundas, una infección de herida, una fractura supracondílea y tres episodios de rigidez articular que requirieron manipulación con anestesia.

Para la mayoría de personas con dolor articular invalidante, la cirugía es claramente la elección, y así, incluso, lo fue también para muchos de los pacientes del grupo no quirúrgico del ensayo, una vez superado el periodo de supervisión de los doce meses. Pero, aparte de las complicaciones mencionadas, hay que saber que la artroplastia no tiene un éxito universal. En este trabajo hemos visto que el dolor no desaparece en un 15% de los casos, pero es que otros estudios avisan que hay un 20% de personas que continúan con dolor seis meses después de la intervención.

La artroplastia es una elección preferente para la artrosis invalidante de las rodillas (pero no un paracaídas), y los médicos de familia y los traumatólogos deben saber explicar los pros y los contras de las opciones terapéuticas, y lo que es más importante, deben saber escuchar a los pacientes, porque en esto del dolor cada persona es un mundo.

Posted by Jordi Varela, editor

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada