viernes, 1 de mayo de 2015

Buurtzorg Netherlands: más poder para las enfermeras






En 2006, Jos de Blok, un enfermero holandés, estaba tan desesperado con las limitaciones del servicio de atención domiciliaria, que creó un nuevo modelo, con un pequeño grupo de 4 enfermeras, que se caracterizó por ganar más protagonismo desde la profesión enfermera y así poder dar apoyo comunitario a las personas, más allá de la tradicional visita de control y cuidados, sobre todo en la comprensión de la enfermedad, la reducción de la polimedicación y las dificultades de la navegación de las personas mayores por el complejo, y fragmentado, sistema sanitario. Las personas que reciben las atenciones de Buurtzorg muestran actitudes más proactivas para hacer frente a sus problemas de salud.

Hoy Buurtzorg dispone de una oferta de 630 equipos y 8.000 enfermeras que atienden a más de 60.000 personas en 5 países diferentes, y los resultados empiezan a llegar: menos costes, más satisfacción y menos hospitalizaciones.

De acuerdo con Clayton Christensen, la atención a los pacientes crónicos quiere disrupción, y una de las más recomendables es que cada profesión sanitaria tienda a rendir al máximo en sus competencias, y el caso de Buurtzorg es un proyecto estimulante, como también lo es el de la gestión enfermera de la demanda de CASAP de Castelldefels.


Jordi Varela
Editor

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada