viernes, 8 de mayo de 2015

Los males de la medicina fragmentada





La geriatra Louise Aronson relata en el Washington Post el caso de una mujer muy mayor que recibe la atención de múltiples especialistas: oftalmólogo, neumólogo, urólogo y oncólogo, entre otros; y como resultado de tanta actividad clínica toma 17 medicamentos recetados por 5 médicos diferentes. La Dra. Aronson, que no conocía la paciente, una tarde se encontró implicándose en el caso debido a que al salir de una de las consultas, la mujer no conseguía que ningún taxi atendiera su llamada. La doctora vio como un par de taxistas, al darse cuenta de las evidentes limitaciones de movilidad de la paciente, pisaron el acelerador y fueron a la búsqueda de clientes más ligeros. Conmovida, finalmente la acompaño ella misma a su casa, y una vez allí observó que lo que realmente afectaba la calidad de vida de la mujer eran la soledad y el dolor artrítico que le impedía subir las escaleras de su casa. La geriatra reflexiona, en el artículo, que ninguno de sus colegas, por otra parte buenos especialistas, no había sido capaz de ir más allá del trozo de paciente que le tocaba.


La medicina fragmentada es un mal de la provisión de los servicios sanitarios, un error estructural que reduce la efectividad clínica, especialmente cuando trata pacientes crónicos complejos y personas mayores frágiles, precisamente cuando es más necesaria la evaluación general, la priorización de los problemas, la actuación multidisciplinar y la integración de servicios.


Jordi Varela

Editor

3 comentarios:

  1. Lamentablemente creo que este caso se puede extrapolar a nuestro sistema sanitario y sociedad

    ResponderEliminar
  2. Una realidad, se despedaza el elefante, para moverlo, pero deja de ser un elefante

    ResponderEliminar
  3. Servicios de salud integrados , con planes individuales únicos para todo el proceso y por supuesto , elaborados por equipos interdisciplinares , en mi opinión son la clave. Las enfermeras gestoras de casos favorecen este modelo, se deben potenciar,

    ResponderEliminar