lunes, 21 de noviembre de 2016

Clamor por el fin de las guías de práctica clínica








James McCormack, un profesor de farmacia de la British Columbia University, en su canal de youtube, ha colgado un videoclip que adapta la canción del grupo Travelling Wilburys, "End of the Line", para convertirla en "End of the Guidelines". El video empieza con la escena de "La vida de Brian" donde el falso Jesucristo, el actor Graham Chapman, se dirige a sus seguidores desde la ventana de su casa para decirles: "Estáis equivocados. No tenéis ninguna necesidad de seguirme. No debéis seguir a nadie. Sed vosotros mismos. Cada uno de vosotros es una persona distinta."






Amplio apoyo de los líderes del movimiento "right care"

El video cuenta con el apoyo de más de treinta profesionales destacados en el campo científico del "right care", entre ellos, Glyn Elwyn (Darmouth Institute), Paul Glasziou (Bond University), Shannon Brownlee (Lown Institute), Victor Montori (Mayo Clinic), Ray Moyniham e Iona Heath.

Tres mensajes claros
  • El hecho de compartir las decisiones clínicas con los pacientes no debe ser un agregado de las guías de práctica clínica, debe ser el fundamento.
  • La mayoría de las guías de práctica clínica ignoran los valores y las preferencias de los pacientes y no aportan una información equilibrada de los beneficios y perjuicios de las propuestas diagnósticas y terapéuticas.
  • Casi todas las guías de práctica clínica dicen qué hay que hacer, en lugar de dar elementos para analizar y discutir las opciones de los tratamientos.
Una recomendación para los redactores de guías de práctica clínica

Por favor, paren de escribir instrucciones y ofrezcan, en cambio, estimaciones aproximadas de qué podría pasar si no se hace nada y de qué pasaría si se actúa y, en este caso, además de los resultados esperados, deberían añadir valoraciones de los efectos secundarios, los efectos indeseables y los costes de cada opción de tratamiento.


Jordi Varela
Editor

10 comentarios:

  1. Muy buena entrada.
    Tienes mucha razón.
    Más prevención cuaternaria y más toma de decisiones compartidas en una atención centrada en la persona.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrada.
    Tienes mucha razón.
    Más prevención cuaternaria y más toma de decisiones compartidas en una atención centrada en la persona.

    ResponderEliminar
  3. Yo lo que veo es cierto afán por volver a la infalibilidad de la firma del médico para todo... Lo siento pero esto es el siglo XXI, es fundamental seguir guías basadas en evidencia, que solo pretenden orientar, y no son tan cerradas como este artículo pretende hacer ver.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Actuar con las prácticas clínicas de mayor valor es clave. Totalmente de acuerdo. Pero las GPC no contemplan la opinión de los pacientes.

      Eliminar
    2. ¿Alguien está obviando que los comités editoriales de la mayoria de GPC tienen serios conflictos de interés? Una revisión de 14 GPC cardiovasculares europeas y americanas constataron que el 88% de los comités editoriales tenian vínculos de la industria.
      Los médicos somos partícipes voluntariamente o involuntariamente de las 200.000 muertes anuales asociadas con los medicamentos (se trata ya de la 3ª causa de muerte en nuestro medio).Si no somos conscientes de todo esto es que vamos mal.En el siglo XXI precisamente no deberían pasar estas cosas.

      Eliminar
  4. Comentario en relacionado con el debate en twitter de María Zamora @Maria_EIR16 y @LuisAranton
    La corriente de pensamiento que hay detrás del video está formado por profesionales defensores de usar la mejor evidencia posible. La crisis de credibilidad de las GPC, según ellos, y yo me sumo a esa opinión, no está en la calidad intrínseca de ellas (hay algunas de muy buenas) sino en su falta de adaptación a la realidad de los pacientes, especialmente a los complejos, y lo que es peor, a compartir las decisiones clínicas. Quizás por ello, en los últimos años, NICE ha desarrollado "Do not do recommendations", que no son más que cápsulas de evidencia de más fácil introducción a la compleja práctica clínica actual que las GPC.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A los defensores de la evidencia a ultranza:
      ¿qué podemos hacer en los casos complejos que atendemos en nuestra práctica diaria, donde la comorbilidad no es la excepción, es la norma?
      ¿Es posible seguir 2, 3, 4, 5 o las GPCs que hagan falta con todas sus recomendaciones en cada paciente?
      Otra importante limitación que aprecio es que en nuestra actividad asistencial usamos multiples estrategias, basadas en practicas clínicas de valor, que son difícilmente evaluadas por un ensayo clínico, por lo que quedan con un grado bajo de recomendación.

      GPCs sí, aunque con moderación, son herramientas útiles según las manos que las usen. No está mal que de cuando en cuando nos cuestionemos su utilidad, y por supuesto que incoporemos lo que piensa la parte más implicada en la decisión.

      Eliminar
  5. Interesante debate...
    Claro que hay Guías muy buenas; pero también otras que se hacen llamar GPC y no lo son, o al menos no han generado las recomendaciones de la manera más adecuada.
    La posible falta de adaptación a la realidad de los pacientes complejos para la toma de decisiones clínicas adecuadas, está relacionado con ambas consideraciones... pero tampoco podemos escudarnos solo "en que lo dice la GPC"; recordemos que "La mejor práctica clínica es aquella que conjuga la mejor evidencia científica disponible, con la mejor y más amplia experiencia clínica, pero siempre respetando las expectativas y valores del paciente"

    ResponderEliminar
  6. Estoy con vosotros. GPC basadas en evidencias, explicitar los conflictos de interes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El profeaional medico debe desarrollar habilidades para tomar decisiones compartidas con los pacientes segun edad comorbilidades y valores personales de cada paciente para afrontar su vida con salud y enfermedad... para ello, tiempo en consulta, formación para saber hacerlo y practicar...

      Eliminar