lunes, 4 de junio de 2018

Atención primaria: más trabajo en equipo para combatir el burnout








El burnout de médicos y enfermeras es un fenómeno preocupante y de alcance mundial con muchas encuestas que afirman que entre un tercio y la mitad de los profesionales están afectados por ello. Admitiendo que los factores causales son varios, en este post me quiero centrar en la insatisfacción que en la atención primaria genera un modelo organizativo tensionado por el control externo de las agendas y por la necesidad del cumplimiento de objetivos desenfocados.

El Departamento de Medicina Familiar de la Universidad de Colorado, en un entorno muy diferente al nuestro, pero con niveles de burnout comparables, se ha ingeniado un nuevo sistema para organizarse (Awesome Patient Experience) que fomenta el trabajo en equipo en los consultorios a base de aumentar las competencias de los asistentes médicos, hasta entonces limitadas a la recepción de los pacientes y al papeleo administrativo (petición de pruebas, visitas, etc.) En el nuevo modelo, las competencias de los asistentes médicos se han ampliado a la gestión de las agendas, el triaje de las visitas con criterios previamente protocolizados y a actuar, dentro del acto asistencial, en las tareas más burocráticas, como serían escribir textos en la historia clínica, detectar medicaciones no conciliadas, rellenar formularios o codificar diagnósticos. En este modelo conocido como APEX, cuando el clínico acaba con su cometido, el asistente médico continúa trabajando con el paciente para repasar los consejos recibidos, los medicamentos a tomar y, en general, para hacerle menos pesada la carga del tratamiento.

Corey Lyon, Director Médico de AF Williams Family Medical Center, dice que APEX permite a los médicos y a las enfermeras concentrarse en el trabajo clínico sin distracciones burocráticas. "El caos que había antes en las consultas -afirma- era comparable a intentar escribir mensajes mientras se conduce. Ahora el ordenador ya no está entre el paciente y nosotros. Este solo hecho nos ayuda a conectarnos con más facilidad con los enfermos y hace el trabajo clínico mucho más satisfactorio". La apuesta de este centro por implantar APEX es fuerte: ya han formado muchos asistentes en el nuevo modelo y han aumentado las plantillas hasta obtener una relación de 2,5 asistentes por cada clínico. Como era de esperar, la productividad de médicos y enfermeras ha aumento, mientras que el burnout ha bajado del 53% al 13%.

Los equipos de cabecera: una receta local contra el burnout

Lejos de Colorado, debemos admitir que APEX nos da pistas para proponer medidas que combatan el burnout en nuestra atención primaria y al mismo tiempo mejoren la experiencia de los pacientes. En esta línea convendría avanzar hacia un modelo de equipos de cabecera formados por grupos de dos o tres médicos y enfermeras, administrativos en número suficiente (ahora mismo no puedo determinar cuántos) y trabajadores sociales. Estos equipos de cabecera deberían fomentar el trabajo de grupo, compartir cupos y encontrar espacios para discutir los casos más difíciles. Todo ello favorecería la continuidad asistencial, hoy tan fragmentada por una asignación y una práctica clínica demasiado individualista.



Con la mirada puesta en APEX, en este nuevo modelo de equipos de cabecera, los administrativos deberían tener funciones más amplias además de una formación específica para realizar el triaje de las demandas en cuatro líneas: atención puramente administrativa (que la resolverían ellos mismos), trabajo social, consulta enfermera y consulta médica. Ajustar la oferta de servicios a la gran variedad de demandas existente, serviría para que cada profesional se sintiera más confortable con su trabajo y, al mismo tiempo, se acabaría con la tensión generada por las listas de espera de los médicos de familia. La parte más evolucionada de APEX, la de dar apoyo administrativo a los clínicos dentro de las consultas, sería un reto de presupuestos y plantillas, pero pienso que, dadas las circunstancias, valdría la pena realizar algunas pruebas y evaluarlas.

Si aplicáramos el espíritu de APEX en nuestra atención primaria podríamos tener sorpresas. ¿Se imaginan que se demostrara que no se necesitan más médicos de familia, sino que lo que conviene es que los que tenemos dispongan de un entorno que favorezca el trabajo en equipo, disfruten de más apoyo administrativo y sientan que disponen de más tiempo para desplegar prácticas de valor?


Jordi Varela
Editor

1 comentario:

  1. Parece simple....a cualquier MAP (Médico de Familia) le parecería fantástica realizar esta prueba piloto!!!!!
    El trabajo administrativo, el ordenador y el S.O. se han convertido en entrometidos abusivos de la relación entre el sanitario y el paciente

    ResponderEliminar