lunes, 1 de diciembre de 2014

Unidades de hospitalización (2): ocupación, fines de semana y seguridad








En el post del lunes pasado vinculaba la calidad organizativa, la dotación de plantillas y la coordinación profesional con la seguridad clínica de los pacientes, y para esta segunda parte sobre unidades de hospitalización me habían quedado pendientes un par de aspectos también relacionados con la calidad asistencial: el estrés originado por la sobreocupación y las carencias de servicios durante los fines de semana.

La ocupación elevada de las unidades aumenta la mortalidad

Un grupo de la Universidad de Colonia, con la colaboración de la de Cambridge, ha elaborado un estudio en 83 hospitales alemanes con más de 80.000 pacientes con patologías de riesgo y han concluido que el punto de inflexión para una planta de hospitalización es del 92,5% de ocupación, cifra a partir de la cual, el caos inherente a la situación creada por el exceso de pacientes genera un aumento significativo de la mortalidad.

"Si un hospital trabaja habitualmente por encima del punto de inflexión -afirma el profesor Stefan Scholte en el blog de la Universidad de Cambridge-, se puede asegurar que tiene un problema estructural de calidad, pero lo que hay que estar alerta es en aquellos hospitales que llegan al punto de inflexión ocasionalmente, pero repetidamente, generando situaciones de riesgo para los pacientes que normalmente no son detectadas por las estadísticas agregadas".

Las unidades de hospitalización son menos seguras los fines de semana

Los expertos del Imperial College de Londres y sus colegas de "Dr. Foster Intelligence" vienen avisando, hace tiempo, de que se observa peor atención y menor seguridad clínica durante los fines de semana en las unidades de los hospitales ingleses. Como pueden ver en el gráfico de al lado, más de dos tercios de los médicos ingleses creen que las cosas son así, y en el de abajo, los datos obtenidos son concluyentes: más mortalidad, menos servicios diagnósticos, más esperas quirúrgicas y más reingresos en los pacientes atendidos durante los fines de semana.



Los datos anteriores son extraídos de la página web de la compañía, pero en un estudio más específico publicado en BMJ, se concluye que los pacientes intervenidos de forma programada tienen una probabilidad de morir un 44% superior si la intervención se realiza en viernes, y hasta un 82% si es en sábado o domingo.

La dotación de camas y el modelo de guardias son aspectos estructurales que cada país maneja como puede. A pesar de ello, y vista la evidencia, no deberíamos quedarnos de brazos cruzados, por lo que propongo dos nuevas alertas de seguridad clínica: a) cuando una unidad de hospitalización llega puntualmente al 92,5% de su ocupación no se debería admitir ningún paciente más, y por tanto se deberían poner en marcha, de forma preventiva, circuitos de derivación a otras unidades o a otros hospitales, y b) no se deberían programar intervenciones de riesgo ni los viernes, ni lógicamente los fines de semana.


Jordi Varela

Editor

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada