lunes, 22 de diciembre de 2014

Hospitalización a domicilio: modelos y evaluación







Un meta-análisis ha demostrado que los programas de hospitalización a domicilio (HD) reducen mortalidad, reingresos y costes, y además mejoran la satisfacción de los pacientes. Sin embargo, muchos gestores sanitarios continúan viendo esta prestación sólo como un gasto y no como una innovación sustitoria. Quizás este es el motivo por el cual la hospitalización a domicilio, a pesar de ser prometedora, sólo está desarrollada en un 30% de los hospitales públicos, con un volumen de actividad casi anecdótica. Con los datos que ahora mismo tengo en la mesa, el número de pacientes atendidos por los programas HD representarían sólo el 2% del volumen de altas convencionales.

En una sesión académica sobre el tema (1), la Dra. Maria Antònia Baraldés, internista de la Fundación Althaia (Manresa) y el Dr. Sebastià Santaeugènia, geriatra de Badalona Serveis Assistencials (BSA) presentaron sus respectivos modelos de hospitalización a domicilio.

Althaia, un programa basado en el modelo HD americano

El programa cuenta con el trabajo domiciliario de un equipo formado por médicos, enfermeras y fisioterapeutas. El perfil de pacientes admitidos es muy variado: desde casuística médica (básicamente cronicidades descompensadas) hasta procesos postquirúrgicos. El 79% de los enfermos adelantan la fecha prevista de alta de manera muy prematura, de hecho sólo están 2 días en el hospital, mientras que el resto, el 21%, lo que hacen es evitar el ingreso. En conjunto la edad de los enfermos en programa es de 68 años y la estancia media (exclusivamente de HD) es de 9 días.

BSA, un programa basado en el modelo HD británico

El programa cuenta con un equipo domiciliario más completo: médicos, enfermeras, gestores de casos, trabajadores sociales, fioterapeutas y terapeutas ocupacionales. Trabajan con metodología geriátrica (evaluación integral y plan terapéutico individualizado). El perfil de pacientes admitidos también es médico-quirúrgico, pero en este modelo la mitad de los enfermos proceden directamente desde urgencias. La edad media de los pacientes es de 84 años y la estancia en el programa supera los 40 días.

En la misma sesión académica, la Dra. Mireia Espallargues, responsable de Calidad de Atención Sanitaria de AQuAS, presentó una revisión evaluativa y concluyó que, a pesar de la existencia de un meta-análisis con datos positivos, hay que aceptar que existen limitaciones metodológicas en las evaluaciones (triaje de pacientes, modelos de prestación, sistemas de pago, etc.) que probablemente explican que el vigor de las iniciativas sea más bien discreto.

En el universo de la provisión de servicios sanitarios, hay alternativas a la hospitalización que han emergido con fuerza, y con aceptación, como los programas de cirugía sin ingreso o los hospitales de día oncológicos. Pero este no sería el caso de las prestaciones en la comunidad vinculadas al emergente mundo de la cronicidad, las cuales, a pesar de pequeños éxitos, no acaban de arrancar por falta de visión global.

Es evidente que el abordaje assistencial a los pacientes crónicos pide a gritos repensar, de pies a cabeza, todo el sistema, y si algún día se consigue, entonces estén seguros de que la hospitalización a domicilio encontrará, de forma inequívoca, su encaje.

(1) Sesión de la Sociedad Catalana de Gestión Sanitaria de 19 de noviembre de 2014. "Hospitalización a domicilio: un dispositivo eficiente o un dispositivo redundante". Moderador Miquel Pons. Ponentes: Maria Antònia Baraldés, Sebastià Santaeugènia y Mireia Espallargues. Las presentaciones de la sesión (en pdf) las encontrarán en la página web de la Academia de Ciencias Médicas.



Jordi Varela

Editor

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada