lunes, 22 de febrero de 2016

DianaSalud: recomendaciones generales y actuaciones locales








El 12 de mayo de 2014 publiqué un post para anunciar que la red CIBERESP ponía al alcance de todos, en abierto, DianaSalud, un excelente buscador de fuentes "Right Care". Dos años después, sus promotores acaban de publicar un artículo en la revista PLOS/ONE, "DianaHealth.com, an On-Line Database Containing Appraisal of the Clinical Value and Appropriateness of Healthcare Interventions: Database Development and Retrospective Analysis". Hoy DianaSalud tiene la capacidad de ofrecernos búsquedas contando con 2.989 recomendaciones procedentes de 22 fuentes "Right Care".


¿Qué son las fuentes "Right Care"?

Son bases de datos disponibles online que contienen recomendaciones para evitar prácticas clínicas que aportan escaso o nulo valor a la salud de las personas, o incluso que pueden ser contraproducentes. Cabe decir que no hay una convención para llamarlas así, pero me parece, es una opinión personal, que el concepto "Right Care" es el que mejor expresa la idea global de estas bases de datos, frente a otros eslóganes como "Do not do" "Too much medicine" o "Less is more". Si se analiza la procedencia de las fuentes "Right Care" a las que da acceso DianaSalud, se observa que 11, la mitad, son recomendaciones elaboradas por sociedades científicas, 5 son producto de revisiones, 3 son propuestas extraídas de guías de práctica clínica, 2 son líneas editoriales de revistas científicas, mientras que 1 es producida por algunos de los promotores de DianaSalud.

¿Qué impacto están teniendo las recomendaciones "Right Care"?

JAMA Internal Medicine ha publicado un trabajo que ha evaluado el impacto de 7 recomendaciones "Choosing Wisley", una de las fuentes "Right Care" más conocida, durante el año 2013, con los siguientes resultados: a) dos recomendaciones han tenido el impacto deseado (no hacer pruebas de imagen para dolor de cabeza sin complicaciones y no hacer pruebas de imagen cardíacas para personas sin sintomatología específica del corazón), b) tres recomendaciones no han tenido ningún impacto (no prescribir antibióticos para sinusitis agudas sin complicaciones, no hacer placas de tórax preoperatorias en personas con exploración física normal y sin antecedentes patológicos, y no hacer pruebas de imagen a personas con lumbalgia sin sintomatología neurológica añadida, y c) dos recomendaciones han tenido una tendencia contraria a la deseada (prescripción de antiinflamatorios no esteroides (AINE) en pacientes con hipertensión arterial, insuficiencia cardiaca o insuficiencia renal, y no hacer pruebas del papiloma virus en mujeres de menos de 30 años). Las primeras evaluaciones de estas solo 7 recomendaciones "Right Care" (recuerde que DianaSalud recoge casi 3.000) están teniendo un impacto modesto, o incluso anodino, sobre la compleja realidad de la práctica clínica.

Además de recomendar, ¿se puede hacer algo más?

Los factores que influyen en la práctica clínica son muchos y muy variados. Sólo para que se hagan una idea nada mejor que dar un vistazo al cuadro "Mapping causes of variation" publicado en "Variations in Health Care: the good, the bad and the inexplicable" de King's Fund. Con este panorama, la única manera de lograr impactos en la dirección deseada es trabajar el factor local. Los promotores de DianaSalud lo saben, y por eso proponen que cada institución sanitaria ponga en marcha comisiones "Right Care", ellos las llaman MAPAC (Mejora de la Adecuación de la Práctica Asistencial y Clínica). La finalidad de estas comisiones es combatir las prácticas que no aportan valor y, por el contrario, potenciar las que sí lo hacen, elaborando recomendaciones que tienen sentido en clave local, y que, por tanto, van acompañadas de análisis de la realidad, objetivos, planes de intervención (habitualmente formativos) y evaluación.

Dos recomendaciones finales: a) promuevan el uso de DianaSalud entre médicos y enfermeras, especialmente entre los más jóvenes y b) fomenten la creación de comisiones de adecuación de la práctica clínica a nivel local para conseguir que en sus instituciones se apliquen los recursos exclusivamente a las actuaciones que son valiosas para los pacientes.

Posted by Jordi Varela, editor

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada