viernes, 26 de febrero de 2016

La evidencia en el contínuum asistencial ¿una de las claves en el éxito o fracaso de la telemedicina?




De todos es conocido que existe una gran cantidad de pilotos, publicaciones y estudios en desarrollo sobre la aplicación de la telemedicina. Durante los últimos años, el fenómeno que podríamos etiquetar como la “revolución de las apps” le ha dado un gran impulso. Sin embargo, los resultados, en muchos casos, no han llegado a alcanzar las expectativas en ellas depositadas

Muchos estudios han tratado de identificar las causas de esta poco exitosa historia. En una somera referencia podríamos citar la inercia y la resistencia de los profesionales a cambiar sus procesos de trabajo, errores de diseño no centrado en los pacientes, aspectos regulatorios, falta de recursos y problemas de adherencia del paciente por diversas causas, por ejemplo, poca health literacy o la problemática del digital gap.

Quizás las dos razones más importantes son: en primer lugar, la falta de integración de los historiales clínicos electrónicos utilizados por los proveedores de salud, en estos casos la información procedente de dispositivos, sensores y fuentes de registros no son compartidos entre pacientes, médicos, enfermeras y otros profesionales que intervienen en el proceso asistencial. En la actualidad, la aproximación de gestión de muchos datos, big data, unido al concepto IoT (internet de las cosas), está intentando ayudar a resolver este tema. La segunda razón, y quizás la clave, son los modelos de pago, que en su mayoría están en una aproximación muy conservadora, no pagando por valor o resultados y, por lo tanto, con pocos incentivos a actuaciones más coste efectivas utilizando las TIC.

Querría añadir otra razón, hasta donde conozco, poco comentada. Está interrelacionada con las anteriores y actualmente aborda colateralmente el tema, sin embargo creo que acabará estando en el centro de la temática. La pregunta es: ¿Dónde hay evidencia en las derivaciones entre la atención primaria y el especialista consultor en una enfermedad concreta? La derivada de esta pregunta es: ¿Dónde está la evidencia en el uso de la telemedicina en modelos integrados de salud? Trabajando sobre este tema he encontrado una reciente, interesante, rigurosa metodológicamente y extensa publicación del NHS (National Institute for Health Research) hecho por investigadores de la Universidad de Sheffield que me ha parecido de interés compartir.

Tal como se comenta en las conclusiones del trabajo de revisión, realizado en el contexto inglés, pero aplican a cualquier entorno, por ejemplo, sus referencias a la complejidad de la gestión de la derivación, los factores relacionados con la heterogeneidad de los médicos, los pacientes y las situaciones. Finalmente se orienta un tema muy importante para futuras investigaciones: se enfatiza la importancia de obtener resultados intermedios como indicador de la efectividad de las intervenciones para poder determinar barreas o facilitadores del impacto global.


Referencia:
Blank L, Baxter S, Woods HB, Goyder E, Lee A, Payne N, et al. What is the evidence on interventions to manage referral from primary to specialist non-emergency care? A systematic review and logic model synthesis. Health Serv Deliv Res 2015;3(24)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada