lunes, 27 de julio de 2015

Estrategias para la integración de servicios








King's Fund ha publicado un documento, "Acute hospitales and integrated care", profundo y oportuno, marca de la casa, donde la cuestión que se plantea es qué papel deben jugar los hospitales en la integración de servicios (ver también post 31/1/2014). Dado el planteamiento, sería lícito preguntarse: ¿y qué papel debe jugar la atención primaria? ¿y los servicios comunitarios? ¿y los sociosanitarios? Sea como sea, King's Fund lo ha enfocado de esta manera, y pienso que tiene sus razones para hacerlo porque, ahora mismo, el modelo organizativo al que todo el mundo tiende es al de las gerencias territoriales, o al de las organizaciones sanitarias integradas (OSI), modelos, todos ellos, que pretenden integrar servicios desde una posición hospitalocéntrica.

¿Quien debería liderar la integración de servicios?

Según el documento, lo que es fundamental es generar la red de servicios en base territorial, y la cuestión del liderazgo debería depender de la naturaleza de cada proceso clínico. Pongamos algunos ejemplos: a) un proyecto de teledermatología lo debería liderar la atención especializada, b) un código infarto, los cardiólogos, intensivistas y urgenciólogos, c) la atención a la diabetes mellitus tipo 2, la atención primaria, d) los planes terapéuticos individualizados de los pacientes crónicos complejos, la atención primaria, con gran relieve de la enfermera comunitaria y el trabajador social, e) los procesos complejos de final de vida, los equipos multidisciplinares paliativos de base comunitaria.

Las integraciones piden tiempo y tenacidad

Partiendo de la base de que cada proyecto de integración se sostiene sobre la lógica de un proceso clínico determinado, los equipos se tienen que ir cohesionando espoleados por la calidad del trabajo, por el aumento de la implicación de los pacientes y por los resultados obtenidos. En referencia a los 5 ejemplos anteriores, todos ellos son proyectos de largo alcance que se han consolidado, o están en vías de hacerlo, debido a la tenacidad de sus profesionales y a la visión compartida.

Los modelos de financiación deberían adaptarse a las integraciones

Las formas en que los proveedores cobran los servicios están todavía demasiado ancladas en el pasado, mientras que las nuevas propuestas no acaban de cuajar. Para hacerlo resumido, los hospitales continúan incentivados por la actividad, los sociosanitarios por la ocupación y la atención primaria por la capitación. Los nuevos modelos de financiación tienden a modelar este punto de partida, pero ahora lo que convendría serían formas de pago que claramente apostaran por la disrupción incentivando la integración de servicios.

Las contrataciones y las funciones de los profesionales deberían revisarse

Los profesionales deben ser asignados a los servicios integrados, y no a los servicios tradicionales. Por ello se debería procurar que los modelos de contrataciones laborales no fueran un freno para el trabajo en equipo multidisciplinar. Las experiencias deberían ir más allá de las coordinaciones en base a profesionales cedidos. A la inversa, lo que conviene es que los nuevos equipos integrados se fortalezcan con la gestión de recursos propios, incluida la asignación de los profesionales.

Las gerencias territoriales y las organizaciones sanitarias integradas (OSI) son un paso adelante, pero ahora, además, es necesario que demuestren que son útiles para la innovación disruptiva, y el documento de King's Fund les pone deberes estratégicos: que definan procesos clínicos integrados, que asignen profesionales, que impliquen pacientes, que les ofrezcan recursos, y que les exijan resultados.



Jordi Varela

Editor

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada