miércoles, 1 de julio de 2015

Mirando la gestión clínica desde la atención primaria de salud: El legado de Barbara Starfield

By Xavier Bayona


Hace cuatro años la magnífica Barbara Starfield nos dejó (18 de desembre1932 - 10 de junio de 2011). Era pediatra y una gran impulsora de la atención primaria de salud a nivel internacional. Prácticamente toda su vida académica y profesional estuvo ligada a la Universidad Johns Hopkins. Desde 1994 dirigía el Departamento de Política y Gestión Sanitaria de la Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health en Baltimore (Estados Unidos). Y desde 1996 era la codirectora de The Johns Hopkins Primary Care Policy Center (PCPC).

Los que tuvimos la oportunidad de disfrutar de alguna de sus conferencias podemos decir que nunca dejaba indiferente y que siempre nos permitía reflexionar sobre qué estábamos haciendo y ponía cordura a hacia donde teníamos que ir como parte del sistema sanitario. Fue una gran defensora de mejorar los sistemas sanitarios a partir de fortalecer la atención primaria y dar sentido a lo que pasa en el mundo centrando la atención sanitaria en las personas y sus necesidades. Aún recuerdo como en la sala de actos del Instituto Catalán de Oncología, ya hace unos años, nos decía a los asistentes que estábamos perdiendo tiempo y recursos con muchos de los cribajes que hacíamos, y que teníamos que mejorar nuestra orientación.


A modo de homenaje a una gran luchadora por la universalidad y la accesibilidad de los servicios sanitarios de calidad, quería recordar y compartir algunas de sus reflexiones:
  1. Los países con un alto porcentaje de especialistas en relación a la población, dedican una mayor parte del producto interior bruto a servicios de salud que los que tienen una menor proporción. "Los países que tienen sistemas de salud muy orientados a la especialidad no están gastando su dinero de manera inteligente". Esto se observa en la mayoría de los países más ricos.
  2. La atención primaria está orientada a la persona, no a la enfermedad. Las enfermedades sólo existen en el contexto de las personas y de las poblaciones, no aisladas. La atención primaria es el primer contacto con la persona. Algunas de las fortalezas de los sistemas de salud orientados a la atención primaria son: brindar atención continuada durante el tiempo y enfocada a la persona (que evita una relación basada en las enfermedades), la exhaustividad en los procedimientos y pruebas, y una mejor coordinación basada en mejores sistemas de información y una mayor comunicación entre la atención primaria y la secundaria. La atención primaria "da buenos resultados en salud, con costes menores y llega a mayor cantidad de personas".
  3. En los países orientados a la asistencia primaria encontramos una menor proporción de bebés con bajo peso, menor mortalidad infantil (especialmente neonatal), menos años de vida perdidos debido al suicidio y mayor esperanza de vida. Estos países tienen también una distribución más equitativa de los recursos, servicios de salud provistos por el gobierno (con pequeña o nula presencia privada), sin copagos o con copagos muy bajos, son mejor evaluados por las poblaciones, tienen una asistencia primaria que incluye una amplia gama de servicios y es orientada a la familia. En resumen: tienen una mejor salud a costes menores.



Bibliografía recomendada:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada