lunes, 20 de julio de 2015

Sobrediagnóstico: el caso del cáncer de tiroides








La tasa de cáncer de tiroides se ha doblado, o incluso triplicado, en los últimos veinte años, en la mayoría de países occidentales; pero hay un caso paradigmático, según un artículo publicado en New England por Ahn HS y colaboradores: Corea del Sur, donde esta tasa se ha multiplicado por quince. ¿Y qué ha pasado en este país? ¿Es que hay epidemia? No será este el caso, porque cuando los expertos analizan la mortalidad poblacional específica (como se observa en el gráfico), esta cifra se mantiene inalterable. Por lo tanto, todo apunta a un caso espectacular de sobrediagnóstico nacional.

Los autores explican que muchos proveedores, alentados por el gobierno, ofrecen packs preventivos muy atractivos y muy aceptados por la población, ofertas que incluyen el uso de la ecografía y otras pruebas de imagen más sofisticadas para la detección precoz del cáncer de tiroides. Hay que aclarar que en Corea del Sur, a pesar de tratarse de un sistema nacional de salud, hay copagos para casi todas las actividades sanitarias, y por lo tanto la gente está muy atenta al precio de las ofertas de servicios combinados.


Según los expertos el incremento de la incidencia del cáncer de tiroides se debe, casi en exclusiva, al tipo papilar, una modalidad relativamente poco agresiva de cáncer. A pesar de ello, los datos de la actividad terapéutica que se derivan de los 40.000 casos diagnosticados en 2011 en Corea del Sur son escalofriantes: 30.000 de estas personas fueron intervenidas de tiroidectomía radical, por lo tanto todas ellas deberán recibir tratamiento hormonal sustitutivo para siempre; además de haber detectado que unas 3.000 sufrirán hipoparatiroidismo, y aproximadamente unas 600 han quedado mudas por parálisis de las cuerdas vocales como efecto secundario de la intervención. En un clima de ansiedad preventiva, la sobreactuación terapéutica está servida, y si no vean el siguiente dato: a pesar de las recomendaciones de las guías de práctica clínica, una cuarta parte de los tumores intervenidos tienen menos de cinco milímetros de diámetro.

Habría que extraer una lección del caso del sobrediagnóstico del cáncer de tiroides en Corea del Sur: evitar incentivar el cribaje de este cáncer, si no se quieren lamentar los efectos secundarios que se están viendo en ese país.


Jordi Varela

Editor

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada