miércoles, 25 de noviembre de 2015

Big data y salud








Karalee Close en su conferencia TED "Will healthcare embrace digital or will we die waiting?" pone una de cal y otra de arena. Repasa algunas aplicaciones interesantes del Big Data a la salud pero pregunta abiertamente cómo puede ser que sectores como el comercio o el transporte vayan tan por delante de la salud en la renovación de los servicios mediante la creación de aplicaciones y sistemas que aprovechan el análisis de los datos que recogen masivamente, lo que se conoce como Big Data.


Una cadena de supermercados ha demostrado que es capaz, (sin mirar) de saber si una clienta habitual está esperando un hijo e incluso de adivinar el momento del nacimiento con cierta precisión. La noticia llamaba la atención de los medios por que la familia de una joven se enteró del embarazo sorpresa de su hija por los cupones regalo para embarazadas que el "super" le empezó a enviar a casa. No es ningún misterio, simplemente se trata de recoger de forma sistemática el comportamiento histórico de compra de muchas mujeres y hacer un análisis encaminado a descubrir patrones como que en el cuarto mes las mujeres compran colonias sin olor y justo antes del nacimiento compran grandes cantidades de determinados productos de higiene. Con todos estos datos, convenientemente cocinados, el supermercado puede calcular un indicador de "predicción de embarazo" para cada mujer. Este es un sencillo ejemplo de Big Data del ámbito "customer analytics" que lidera el ranking de aplicaciones. Todas nuestras actividades generan un rastro de datos que crece de forma exponencial sumando todos los objetos que gradualmente se van conectando a Internet. Como dice Karalee, si una cadena de tiendas es capaz de hacer esto, ¿qué no seremos capaces de hacer en los hospitales?

Si se piensa que un volumen de datos equivalentes a las que la humanidad ha creado desde la edad de piedra hasta el 2010, se produce ahora en pocos minutos, no es difícil entender que nos encontramos ante un nuevo estadio de tanta relevancia como el que ha supuesto el ordenador (bases de datos) o los smartphone (todos los humanos produciendo datos masivamente). Esta nueva generación de la tecnología nos puede pasar por encima como un tsunami o provocarnos un vértigo de miedo. No tenemos aún digitalizada la información y ya se nos echa encima esta nueva ola tecnológica de los datos masivos o Big Data. Por otra parte se ha empezado a digitalizar la información sobre salud utilizando los modelos de bases de datos relacionales y estamos entrando de lleno en un estadio nuevo en el que la tecnología se orienta a tratar información no estructurada y máquinas que aprenden solas. Otro día hablaremos de Machine Learning.

Al igual que Karalee Close, todo el mundo coincide en considerar el enorme potencial del Big Data en el campo de la salud y ya hay algunos casos notables. La aplicación BlueStar de WellDoc para pacientes con diabetes tipo 2, es capaz, gracias a la acumulación permanente de datos de pacientes y su análisis en tiempo real, de predecir con fiabilidad una hipoglucemia 24 horas antes de que se produzca, y lo que es más, el modelo, gracias a que continúa analizando datos, no deja de mejorar. Las aplicaciones más importantes, sin embargo, están por descubrir y surgirán de forma imprevista como una consecuencia directa de la innovación que la aplicación del Big Data hará posible. Pongámonos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada