lunes, 9 de noviembre de 2015

Creando un clima favorable para el valor de la práctica clínica






The King’s Fund, en el documento "Better value in the NHS" analiza las políticas de cambio en el National Health Service inglés encaminadas a conseguir una organización que aporte más valor a la salud de las personas y de la colectividad. El informe es una pequeña perla que, desde mi punto de vista, tiene un guión muy bien trabado: a) pone en valor las eficiencias que el sistema ha demostrado hasta ahora, b) identifica oportunidades de mejora, y c) propone un modelo de acción que implica a todos los actores.

Valoración de las eficiencias

Para ilustrar que el NHS es una organización en movimiento, King’s Fund elige tres ejemplos: a) en el período 1976-2013 la proporción de genéricos recetados ha pasado del 20% al 84%, lo que ha permitido que 490 millones de las prescripciones actuales se puedan financiar con los ahorros generados, b) la intensidad de los programas actuales de cirugía sin ingreso permite intervenir 1,3 millones adicionales de procedimientos quirúrgicos gracias a la reducción de costes que esta modalidad implica, y c) la estancia media ha bajado de 10,5 días en 1974 hasta 4 días en 2014, lo cual quiere decir que los hospitales han podido reducir costes estructurales sin afectación de la producción.

Identificación de oportunidades de mejora

Los ejemplos anteriores tienen que ver con la eficiencia, pero ahora King’s Fund dice que ha llegado la hora de la efectiva clínica y, por este motivo, el informe aporta propuestas para reducir prácticas clínicas que no aportan valor, o que incluso pueden ser peligrosas, como el sobrediagnóstico y el sobretratamiento, pero también da ideas para potenciar proyectos clínicos que tienen por objetivo mejorar la calidad asistencial, y la seguridad e implicación de los pacientes. El documento pone énfasis en la integración de servicios para combatir la medicina fragmentada especialmente para los pacientes crónicos complejos, los frágiles y en los procesos de fin de vida.

Un clima favorable para aumentar el valor de la práctica clínica


El esquema bottom-up dibuja una agenda para el cambio que compromete a todos los actores: a) los equipos clínicos deben tener capacidad para definir objetivos, implicar pacientes y reajustar prácticas, b) los proveedores deben desarrollar estrategias para mejora la calidad, deben invertir con criterio clínico y deben potenciar el liderazgo de médicos y enfermeras, c) los sistemas sanitarios deben potenciar la coordinación y la integración de servicios para romper rigideces y burocracias, d) los compradores de servicios han de buscar modelos de financiación que potencien las prácticas de valor y la integración de servicios, y e) las instituciones públicas y los ministerios del ramo deben arropar la agenda del cambio con estrategia, nuevos modelos e inversiones orientadas al valor.

Este excelente documento de King’s Fund (uno más), aporta análisis, enmarca el proceso de valor y perfila una agenda para el cambio. Para reformar los sistemas sanitarios es necesario compartir visión entre todos los actores: pacientes (ciudadanos), profesionales, empresas proveedoras y políticos, ya que, de lo contrario, en el desencuentro y en la desconfianza se halla la base del inmovilismo.


Jordi Varela

Editor

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada