viernes, 20 de noviembre de 2015

Médicos "cowboys" versus médicos "comforters"





Anna García-Altés, economista de la salud y líder del Observatorio del Sistema de Salud de Cataluña, emitió este tweet que nos enlaza con un artículo sobre la influencia de los médicos en los costes de la sanidad. El trabajo, firmado por David Cutler de la Universidad de Harvard, ofrece una aproximación muy novedosa para explicar las variaciones en el uso de recursos sanitarios.


En el informe original "Physician beliefs and patient preferences: a new look at regional variation in health care spending", hay un test con tres situaciones clínicas cardiológicas (ver página 43): una de un paciente con angina estable y dos de pacientes de 75 y 85 años con insuficiencia cardíaca en estadiaje 4. La actitud de los cardiólogos y los médicos de familia ante estos tres casos fue el discriminante para establecer una diferenciación entre lo que los autores denominan médicos cowboys, con tendencias a las prácticas clínicas intensivas, innecesarias y a menudo inefectivas, y los médicos comforters, con más orientados a la práctica clínica ponderada y a la atención paliativa. El trabajo concluye que el 36% de los gastos de Medicare en los procesos de fin de vida, y el 17% del global, son explicados por la actitud de los médicos cowboys, al margen de otras consideraciones como serían las preferencias de los pacientes o la efectividad clínica.

Ante los casos complejos muchos médicos tienden a confiar más en su experiencia que en la evidencia científica, por este motivo, Elliot Fisher, un conocido profesor de políticas de salud de Darmouth Institute, dice que los médicos deberían saber escuchar las preferencias de los pacientes por encima de lo que les dice su propia percepción. Los resultados de este trabajo sugieren que los médicos cowboys deben entender que ya ha llegado el momento de tensar las riendas de sus caballos y, de manera sosegada, aprender a escuchar.

Posted by Jordi Varela, editor

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada