miércoles, 11 de febrero de 2015

La dinámica hackathon llega al sector de la salud








El "International Journal of Technology Assessment in Health Care" publica un interesante artículo "Less noise, more hacking" sobre una metodología elaborada por el Massachusets Institute of Technology (MIT) en los últimos años, "hacking medicine to accelerate health care". En el artículo se defiende que los esfuerzos para desarrollar nuevos productos y servicios en el ámbito de la salud son aún costosos y lentos, y que se necesitan nuevas estrategias y maneras más eficientes. ¿Se imaginan que nos juntamos un centenar de personas con perfiles diferentes: médicos, enfermeras, ingenieros, programadores, diseñadores, emprendedores, economistas, etc. y nos encerramos durante 48 horas seguidas a trabajar, sin parar, en varios proyectos innovadores; y no salimos del retiro hasta que no hemos creado y vendido las soluciones a los diversos problemas que se han planteado? Pues, los del MIT lo llaman hacer un "healthcare hackaton". El término hackathon es un neologismo que combina dos términos: "hack" que aquí habría que interpretar como innovación rápida y "athon" que viene de marathon, porque se hace un largo trayecto de un tirón. Ya hace tiempo que se celebran hackathons en ámbitos tecnológicos, y ahora el MIT propone un modelo de hackathon para promover la innovación en salud.




El caso Santorini, un pediatra de Uganda, es un magnífico ejemplo de lo que puede dar de sí un buen hackathon. El Dr. Santorini, en su pitch inicial en un hackathon en Boston, expuso su visión sobre la problemática de los bebés necesitados de reanimación respiratoria. Pocos minutos después, un ingeniero, un emprendedor y un par de profesionales más ya se habían unido al proyecto del pediatra y, al cabo de 48 horas, el primer prototipo de AIR estaba funcionando y era presentado a potenciales inversores. AIR es un sistema formado por un microprocesador integrado en una máscara con el objetivo de ayudar a respirar a bebés con problemas. Aquel productivo fin de semana fue el inicio de un proyecto que se ha convertido en una realidad como producto y que permite reformular el modelo y el entrenamiento de las habilidades que deben tener los profesionales que atienden bebés con problemas respiratorios .

El "healthcare hackathon", aparte de su concentración en el tiempo, se basa en aplicar tres principios básicos: poner el foco en problemas bien identificados, desplegar la polinización cruzada de disciplinas, e iterar rápidamente en las ideas. El modelo que mezcla técnicas de design thinking y de open innovation en el fondo lo que dice es que se puede poner la directa y acelerar el trabajo conjunto multidisciplinario. Quien no quiera perder el tren rápido de la innovación le toca ponerse las pilas. Quizá tendremos que hacer la versión mediterránea del hackathon.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada