viernes, 16 de octubre de 2015

Las biopsias de mama no son infalibles





Nada en medicina es infalible y, al parecer, las biopsias de mama tampoco. Este tweet de AEGRIS, Asociación Española de Gestión de Riesgos y Seguridad del Paciente, nos conduce a un artículo de The New York Times, que se hace eco de un trabajo evaluativo de JAMA Network donde se analiza la concordancia entre patólogos a la hora de dictaminar biopsias de tumoraciones mamarias. Se trata de un estudio que movilizó 115 patólogos, a los que se les distribuyeron muestras histológicas de casos de cáncer de mama invasivo, de carcinoma ductal in situ (DCIS), de hiperplasia con atipias y de casos con lesiones no cancerosas.


Para hacer el diagnóstico los patólogos contaban con una diapositiva con la imagen del tejido, la edad de la mujer, la densidad mamaria y el tipo de biopsia. La concordancia global fue del 75,3% y, esto, de entrada, significa que una de cada cuatro biopsias habría sido dictaminada de manera diferente según el patólogo que la hubiera tenido que diagnosticar y, si se entra en el detalle de los cuatro grupos patológicos, se ha observado una concordancia casi total en los casos de cáncer invasivo, pero la discrepancia gana terreno cuando la severidad de la lesión va bajando: 16% en los DCIS y 52% en las hiperplasias con células atípicas. También sorprende que en los casos sin malignidad la discrepancia sea del 13%.

Según afirma la periodista del diario neoyorquino, todo hace pensar que las biopsias son confiables cuando se trata de diferenciar entre tejido normal y canceroso, pero pierden fiabilidad cuando tienen que dictaminar la sutileza de las lesiones intermedias.



Tal como sugieren el editorial de JAMA Network, para minimizar los riesgos de sobretratamiento o de infratratamiento en el cáncer de mama, convendría garantizar dos aspectos: a) los patólogos que analizan las biopsias de mama deben estar especializados en la materia y deben acreditar un volumen suficiente, y b) hay que establecer circuitos sistemáticos de segunda opinión.

En el post del lunes pasado comenté dudas documentadas sobre los riesgos del sobrediagnóstico y, en éste, carencias en la fiabilidad de las biopsias. Quizás es el momento de revisar la práctica clínica en el cáncer de mama con la finalidad de aumentar la seguridad de las mujeres afectadas.


Jordi Varela

Editor

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada